Dólar: con el liqui a $164 advierten necesidad de cambio de expectativas

Economía

En el mercado creen que si no hay señales, continuarán los fondos de inversión buscando salir del país.

El alza del dólar contado con liquidación (CCL) sigue su marcha, por lo que la brecha con el mayorista llegó a 111,37%. Si bien el valor del dólar cable puede parecer elevado, teniendo en cuenta que el mayorista multilateral real en términos históricos no está en niveles bajos, los operadores del mercado creen que la valoración de los inversores es otra: mientras las expectativas respecto de Argentina sean negativas, mientras haya fondos que busquen salir y mientras se perciba en el horizonte una devaluación, se avizora una tendencia alcista.

Analistas consultados por Ámbito señalaron que lo que se necesita para acortar las distancias entre los dólares financieros y el oficial es un driver que modifique las perspectivas. Por otra parte, no sólo crece la brecha oficial-CCL, sino también CCL- MEP, lo que indica que cada vez más inversores buscan salir del país.

El CCL subió 4,8% ($7,50) y cerró en $163,77, mientras que la otra cotización financiera avanzó 3,7% y terminó en $150,28.

“Cuando miramos el tipo de cambio real en contado con liqui nos puede parecer que está altísimo, pero esa es una medida de valuación. Lo que marca la suba es que los flujos van para otro lado”, indicó Santiago López Alfaro, socio de Delphos Investment. Y ejemplificó: “Es como decir ‘tal acción está barata’, pero yo veo que esa acción la tiene un fondo de EE.UU. que no quiere estar más y vende todos los días. Por más que esté barata, la acción va a ir para abajo. Esto es lo que pasa con el dólar: aunque el tipo de cambio real en más de $160 parezca caro en términos históricos, si tenés un flujo yendo para el otro lado, la cotización va a seguir subiendo”.

En ese sentido, el analista de Clave Bursátil Martín Eduardo Genero agregó: “Hay muchos actores de mercado atrapados en Argentina, incluso gente que compró bonos para entrar al canje y los bonos bajaron. Y quieren salir. El techo para el CCL puede llegar cuando hayan salido todos los que buscan irse”.

Además de la suba del CCL, también retomó el sendero alcista el dólar blue, que escaló $1 y volvió a los $167. Mientras tanto, en el segmento formal, los movimientos alcistas son mucho más moderados: el mayorista avanzó 5 centavos y se situó en $77,48, mientras que el dólar turista se quedó en $136,87.

A la hora de analizar el gap entre el mayorista y los paralelos, el director de la consultora Ledesma, Gabriel Caamaño, partió desde una perspectiva similar a la de sus colegas y señaló: “La combinación de mucha emisión presente y mucho excedente de pesos y, al mismo tiempo, la expectativa de que esa emisión va a seguir, sumado a mucha incertidumbre respecto de la forma en que va a tomar decisiones de política económica el Gobierno, hace que la gente tome cobertura porque teme un desenlace de volatilidad nominal en ascenso. Y la cobertura es el dólar”.

Ante la consulta de qué driver puede generar un cambio en las expectativas, el economista jefe de ACM, Jorge Neyro, afirmó: “Se necesitan medidas coordinadas que apunten no sólo a evitar que los dólares de las reservas se vayan o a que los agroexportadores liquiden, sino también que puedan dar certidumbre a mediano plazo respecto de la trayectoria fiscal, la monetaria y de cómo se va a financiar el Gobierno en los próximos meses. El Presupuesto no funcionó en ese sentido”.

Por otra parte, hay economistas que consideran que una suba de tasas puede calmar las presiones. El propio Emmanuel Álvarez Agis, exviceministro de Economía, indicó en un artículo reciente que dicha suba es una de las tantas medidas que se necesitan.

Sin embargo, hay distintas posiciones. El economista jefe de SBS, Adrián Yarde Buller, afirmó: “Una suba de tasas no va a servir para descomprimir las expectativas de devaluación e inflación si no se acompaña de una señal de consolidación fiscal que reduzca el financiamiento con emisión monetaria hacia adelante. Incluso puede ser contraproducente por su impacto cuasifiscal”.

En relación con las reservas, éstas se ubicaron ayer en u$s40.848 millones, una suba de u$s10 millones respecto al martes. No obstante, la autoridad monetaria cerró el día como vendedor neto por “baja liquidación”, informaron fuentes cercanas a la entidad. Y añadieron: “Los próximos días también van a terminar con ventas netas”.

El Gobierno parecía haber apostado a que los recientes incentivos para que el campo liquide pudieran mejorar las tenencias del BCRA. Sin embargo, un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario advierte: “El volumen de soja que resta comercializar se ubica por debajo de lo que quedaba disponible para la misma altura del año anterior”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario