Dólar: el liqui quedó al borde de los $140 y la brecha se amplió al 85%

Economía

Las reservas cayeron u$s185 M, pese a que el BCRA terminó en posición compradora.

La brecha entre las cotizaciones financieras del dólar y el tipo de cambio oficial se sigue ensanchando tras las medidas anunciadas por el Banco Central la semana pasada: el Contado con Liquidación (CCL) finalizó el día en $139,84 (una suba de 1,8%) y muestra un gap del 85% con respecto al mayorista, que avanzó 21 centavos para ubicarse en $75,59.

En tanto, el dólar MEP avanzó 1% para situarse en 130,98%, mientras que en el segmento informal el blue subió $1 y volvió a los $141. El oficial minorista avanzó 12 centavos, para llegar a los $79,71, y el dólar turista quedó en $131,52.

Respecto de este último, que es al que accede el ahorrista desde su home banking, hay que señalar que viene habiendo movimientos de compraventa casi nulos, dado que los bancos siguen en proceso de actualización de sus sistemas. Dicho lo cual, la suba en este segmento no responde a una cuestión estricta de oferta y demanda, sino a la administración y las decisiones del BCRA sobre el tipo de cambio.

La autoridad monetaria, por su parte, finalizó el día con u$s42.248 millones en sus reservas brutas, lo que implica una caída de 185 millones respecto de la rueda anterior. Lo llamativo es que la entidad tuvo una posición compradora durante el día, que se situó en torno de los u$s16 millones. Fuentes de mercado sostuvieron que habrá que esperar unos días para saber si se trató de una salida de depósitos o a un pago de obligaciones. “La suba del CCL y el MEP está vinculada al impuesto que le aplicaron al dólar oficial. Si bien el impacto, considerando la regulación, no es inmediato (si uno compró dólar oficial no puede operar MEP o cable por 90 días), el mercado operó anticipando esa mayor demanda por un lado, y como forma defensiva por otro”, señaló Juan José Guma, analista Capital Markets Argentina. “La sensación es que frente a un dólar ahorro de $130, el MEP está barato, más aún pensando en que no hay límites a la compra”, sentenció Guma. Por otra parte, ante la pregunta de si incidió en la suba de ayer la apreciación que tuvo el dólar a nivel internacional y el pánico en los mercados (ver más información en pág. 17), Guma aclaró. “No creo, está mucho más vinculado a dinámicas puramente domésticas”. El analista de mercados financieros Christian Buteler también argumentó que hay una gran desconfianza hacia el peso que lleva a los ahorristas a cubrirse, pero agregó un segundo para la suba: “El BCRA quería hacer uso de su poder de fuego, es decir de vender bonos que recibió tras el canje para bajar las cotizaciones. Pero en este contexto es difícil que puedan hacerlo porque con los precios como están, vender bonos para tirar abajo el MEP o el CCL sería catastrófico”. Por otro lado, un trader de uno de los bancos que opera en Argentina, agregó: “El tipo de cambio tuvo una reacción fuerte a partir de que hay más trabas para la negociación del CCL y ante la falta de oferta que satisfaga a la demanda el precio tiende a subir. Se sumaron muchísimas restricciones a la compra”. Un informe reciente de la consultora ACM respecto de las medidas tomadas por el Central para evitar la sangría de dólares, advierte respecto de la distancia que hay hoy entre los dólares oficiales y los paralelos: “La brecha creciente aumenta los desincentivos al sector exportador y podría ser un obstáculo para el crecimiento post pandemia de persistir este esquema. En contrapartida, se espera que el Banco Central pueda acumular reservas luego de varios meses con posición vendedora en el mercado. Pero es importante recuperar incentivos a la oferta de dólares comerciales y financieros para alejar la posibilidad de nuevas regulaciones, estabilizar el frente cambiario y poder relajar algunas de las restricciones impuestas para promover la inversión y el crecimiento”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario