Final 2020: el Central compró en el mes u$s600 M (blue amplió brecha)

Economía

El billete informal cerró en $166, lo que implicó un avance del 111,5% en el año. La diferencia con el mayorista se amplió al 97%.

El año terminó más tranquilo de lo que amenazaba, al menos en lo que refiere al frente cambiario, con un Banco Central (BCRA) que cerró diciembre como comprador neto por más de u$s600 millones. Sin embargo, no todo es paz: el dólar blue continuó picante hasta el último día hábil y llevó brecha con respecto al mayorista a un nivel de 97,3%. En la jornada de ayer, según fuentes de mercado, el BCRA habría comprado en forma neta más u$s90 millones, monto que se suma a los u$s358 millones que compró entre el 1° y el 22 de diciembre (último día con datos oficiales) y a los más de 150 millones que habría comprado entre el 23 y los primeros dos días de esta semana.

Así las cosas, el Banco Central logró fortalecer las languidecidas reservas, que cerraron el año en u$s39.409 millones. Si bien el número implica un retroceso de u$s5.439 millones en el año, lo positivo es que las tenencias de la entidad crecieron u$s757 millones en el mes.

La caída total podría haber sido más abrupta, pero en el saldo bruto el BCRA se vio beneficiado, entre otros factores, por la apreciación del oro, que mejoró su valor en el año 24,4%.

Asimismo, “las reservas netas reflejaron el repunte marginal derivado de las compras del BCRA, pero todavía se mantienen en niveles mínimos, en torno de los u$s5 mil millones”, según consignó un informe de LCG.

Días atrás, un informe de Grupo SBS que analizaba los números del Banco Central a noviembre, había destacado: “Es clave notar que las reservas netas serían negativas según la medida del FMI, que es mucho más exigente que la nuestra, ya que también resta los u$s4.960 millones que tiene el BCRA vendidos en futuros”.

En el Gobierno confían que la frágil situación en materia de divisas mejore gracias a los precios internacionales, que vienen jugando a favor de la Argentina. La soja cerró ayer en u$s478,05 la tonelada. Algunos pesimistas, sin embargo, consideran que ese valor tiene implícito los pronósticos climáticos que anticipan año niña (es decir, con menor cantidad de lluvias) para la región.

En lo que refiere a las cotizaciones del dólar, el blue volvió a subir $1 y cerró el año en $166. De esta forma, la divisa que se comercializa en las cuevas escaló 111,5% en 2020. El dato positivo es que terminó $29 por debajo del valor que había alcanzado el 23 de octubre, aunque la luz amarilla queda encendida.

Como se mencionó, el blue quedó muy cerca de duplicar el valor del dólar mayorista, que cerró el año en $84,15. La divisa que administra el Banco Central avanzó 40,5% en el año, lo que la ubica 4 puntos y medio por encima de la inflación que, según estimaciones privadas, acumuló un 36%, punta a punta, en 2020.

Algunos brokers creen que este retraso de los precios en relación al dólar permite avizorar un recalentamiento de la inflación para los próximos meses. Esto se puede inferir del último informe de SBS, que expresa: “Seguimos apostando por protección inflacionaria mediante bonos que ajustan por CER”.

En lo que respecta a los dólares bursátiles, el Contado con Liquidación (CCL) cerró el año en $140,26, es decir, un valor 90,7% más alto con el que había entrado en 2020. Así y todo, no llegó a subir tanto como el MEP, que avanzó 93,30% y terminó en $139,99.

Afortunadamente, la brecha entre el CCL y el mayorista no va a finalizar diciembre en su peor momento: hoy se ubica en 66,7%, mientras que el 22 de octubre llegó a colocarse en 131%. Sin embargo, cabe aclarar, al empezar el año el gap era de apenas 22,8%.

“Hay que estar atentos a lo que suceda a partir de enero, que es cuando la demanda de dinero se da vuelta y vuelve a presionar sobre los dólares paralelos. Es cierto que el Banco Central va a tener más reservas, pero las tensiones no pueden descartarse”, advirtió el economista de Seido Matías Carugati. Por otra parte, añadió: “En 2016 y 2018 el Banco Central se relajó en enero y febrero y después lo pagó”.

Por su parte, el director de la consultora Ecolatina, Federico Moll, agregó: “Es ahora cuando el BCRA tiene que dejar en claro cuál es la estrategia hacia adelante. Un movimiento de la tasa de interés sería positivo. Y, por el lado de la política fiscal también sería positivo dejar claro cuál va a ser el déficit objetivo de 2021 y cómo se va a financiar”.

Al igual que su colega, Moll anticipó mayores presiones en los próximos meses: “El tiempo de paz que tuvimos en la cotización paralela tuvo que ver con una demanda de pesos relativamente alta por parte de las pymes y de las empresas para el pago de aguinaldos. Una vez que esos aguinaldos fueron pagados, quienes tuvieron capacidad de ahorro lo destinaron a un dólar paralelo, que si lo comparábamos con el solidario parecía barato. Para enero y febrero, cuando la demanda de pesos sea más baja, uno espera que si no cambia algo en la política monetaria las cotizaciones empiecen a recalentarse”.

Dejá tu comentario