El mercado tapó los descubiertos

Economía

Sería demasiado simple achacar la impresionante suba de ayer a los números que presentó Cisco luego del cierre de las operaciones del martes. Simple y equivocado. Si bien esto para nada niega que la empresa de redes sirviera como catalizador, a las claras es una exageración vincular esta sola noticia con la octava mayor suba porcentual en la historia del mercado electrónico, algo que se dio ayer cuando el NASDAQ cerró con una impresionante mejora de 7,78%. Si bien la jornada resultó también positiva para las Blue Chips, el entusiasmo estuvo muy lejos de lo que se alcanzó a vivir con los papeles tecnológicos ya que el Dow "apenas" alcanzo a subir 3,1%, y cerró en 10.141,83 puntos, lo que casi buscando en el fondo del tacho de las estadísticas constituye la doceava mayor suba del indicador en términos de puntos. En el caso de los dos indicadores, los últimos valores estuvieron muy cerca de ser los máximos del día, que se habían alcanzado sólo minutos antes de que sonara la campana de cierre en el NYSE. Cisco, que el año anterior a esta misma altura había prenunciado un escenario económico expansivo que claramente no se dio, esta vez estuvo mucho más prudente, y sus números apenas si se pueden definir como "correctos". La empresa cerró el día con una mejora de casi 24% y dio pie a una serie de argumentos para la suba de las empresas telefónicas, de semiconductores, de hardware y de software. Lo cierto es que ningún inversor con menos de cinco años en el mercado se animó a jugarse sobre que lo de ayer constituye un cambio de tendencia, ya que la rueda tuvo mucho tufillo a esas en las que los "vendidos" salen desesperados a cubrir posiciones, atrapados por al mezcla de una suba del costo del dinero y de las acciones.

Dejá tu comentario