3 de diciembre 2007 - 00:00

El peor período del último quinquenio

El peor período del último quinquenio
Recientes investigaciones encontraron que puestas ante la disyuntiva de un juego con recompensas y castigos, las respuestas emocionales -la actividad del striato anterior ventral del cerebro- de las personas con anorexia son mucho más "pobres" que en el resto de las personas, borroneando para ellas las diferencias el "placer inmediato" y las "experiencias negativas". Más allá de la importancia de esto para explicar el comportamiento de una de cada cien mujeres de entre 15 y 30 años, explica de alguna manera por qué a pesar de 0,45% que ganó el Promedio Industrial durante la última rueda, al cerrar en 13.371,72 puntos, o 3% acumulado en la semana (la mayor suba semanal desde marzo), no somos demasiados optimistas de que esto alcance para disparar un "rally" bursátil. Es cierto que la mayoría de las apuestas están hoy a favor de que la Reserva Federal recorte el costo del dinero interbancario a 4% en la próxima reunión del Comité Abierto (el 11 de este mes) y que los u$s 7.500 millones que recibió el Citigroup de sus accionistas árabes (Abu Dhabi Investment) y la decisión de Freddie Mac de recapitalizarse (emitirá u$s 6.000 millones en acciones preferidas y disminuirá a la mitad el pago de dividendos) hablan de que "algo se está haciendo" en el frente financiero. Pero luego del peor mes bursátil del año, mejor dicho de los últimos cinco años (el Dow retrocedió 4% y el NASDAQ 7%), es razonable seguir siendo escépticos. Mientras tanto, siguen creciendo los comentarios y rumores sobre el plan que estaría por anunciar en apenas horas el secretario del Tesoro garantizándoles a los más inconscientes que no perderían las propiedades que tan alegremente compraron, el del lanzamiento de "La entidad" como medio de rescate del alicaído sector financiero. Claro que todo esto alguien habrá de pagarlo y que por lo que se sabe hasta ahora, no serían ni los "responsables" ni los integrantes del mercado financiero. Tal vez lo que mejor refleje que éste sigue siendo un mercado "anoréxico" es que en lugar de hablar de las Navidades y "Rally de Santa Claus", arrancado diciembre estemos hablando de las cosas que hablamos. En este escenario no hay consejos, aunque la prudencia es claro que no está de más.

Dejá tu comentario

Te puede interesar