1 de abril 2002 - 00:00

"En el mejor de los casos, a fin de año habrá repunte"

«No hay ninguna señal de recuperación en la economía, y a este ritmo no habrá quiebre de tendencia este año.» Así lo advirtió a Ambito Financiero el economista Camilo Tiscornia, de la consultora Orlando Ferreres.

A diferencia de lo que señalan desde el gobierno, Tiscornia explica que en el mejor de los casos, con el dólar y los precios estabilizándose y la gente dejando de retirar dinero de los bancos, se puede esperar un repunte hacia fin de año. En cambio, explica que la falta de crédito está impidiendo el aumento en la capacidad productiva de sectores que podrían estar beneficiándose con la devaluación, como el exportador, los vinculados a la sustitución de importaciones y el agropecuario. «Sólo un recorte en el gasto público puede generar en este momento un shock de exp e c t a t i vas que haga repuntar la inversión, pero con la recesión que hay, eso puede hacerse si hay un paquete importante de ayuda económica», dice Tiscornia, que por el momento no ve que esté disponible para la Argentina. Las siguientes fueron sus principales declaraciones a este diario:

Periodista: Ningún sector escapó a la recesión en febrero. Sin embargo, el gobierno insiste en que se ven síntomas de recuperación.


Camilo Tiscornia:
Todos los sectores están en recesión y tampoco hay ningún signo de mejora por ahora en la actividad. Hubo algún pequeño aumento mensual en la producción de agroquímicos como urea y amoníaco, pero que sólo están volviendo a trabajar como en diciembre después de las paradas de planta de enero. Nada más. En cambio, en febrero se volvieron a desplomar sectores importantes como el automotor, cemento, metalurgia, construcción. Los únicos sectores medianamente favorecidos por ahora son los vinculados al sector exportador y los beneficiados por la sustitución de importaciones, pero no tienen crédito y les resulta difícil entonces ampliar su capacidad productiva. Tampoco el sector agopecuario, donde la devaluación debería dejar una mejora en la rentabilidad, escapa a este contexto. Aquí el aumento en la producción de los últimos años se dio sobre todo por el uso intensivo de agroquímicos. Pero esos insumos que se importan ahora son más caros, y como no hay crédito, se hace más difícil adquirirlos.

• Control

P.: Con estos datos, ¿se puede esperar un quiebre de tendencia para el 9 de julio como dice el Presidente?

C.T.:
No, a este ritmo, no. Con mucha suerte se podría tocar fondo a fines del tercer trimestre del año y recién repuntar a fin de año. Pero esto ocurrirá en un escenario donde se va controlando el dinero que sale del «corralito», el dólar y la inflación se estabilizan y la confianza se recupera.

P.: Parece un escenario poco probable hoy...


C.T.:
Sí. Este año la verdad es que no veo una recuperación en la actividad. No veo un quiebre de tendencia. Porque además hay que computar la caída en el salario real que afecta la capacidad de consumo, y que los pesos que les sobran a las familias los están destinando a comprar dólares. No a consumo. Tampoco hay crédito para consumo. Las pocas empresas que daban financiamiento para adquirir bienes durables hoy lo suspendieron.

P.: ¿Qué hecho inesperado podría hacer cambiar este escenario y que la Argentina vuelva a crecer?


C.T.:
Que el Presidente se vuelva de pronto un pragmático y diga «antes de irme voy a reducir el gasto público». De esa forma se podría esperar un shock de expectativas y un repunte por el lado de la inversión que genere más empleo y producción. Pero una reducción del gasto con esta profunda recesión hay que hacerla con un paquete importante del FMI y para eso el gobierno va a necesitar un plan. Pero por ahora lo único que el Fondo parece estar dispuesto a darle a la Argentina es el dinero que necesita para hacer frente a los vencimientos de capital de la deuda que el país ya mantiene con los organismos internacionales de crédito. No más.

Dejá tu comentario

Te puede interesar