El Gobierno anunció cambios en las retenciones para la soja: en octubre bajarán del 33% al 30%

Economía

Tal como había anticipado Ámbito, el Gobierno estableció un esquema transitorio de reducción de retenciones a la exportación de soja y sus principales derivados. Adicionalmente, se eliminaron las retenciones para los bienes finales industriales.

Tal cómo había anticipado Ámbito, el Gobierno nacional a través del ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció modificaciones en la política macro-monetaria y medidas para el sector industrial, el sector minero y el sector agropecuario, con el objetivo de cuidar las reservas y atraer el ingreso de dólares.

En cuanto a las medidas vinculadas al sector agroindustria, se creó el programa de compensación y estímulo por $11.550 millones para productores de soja, con una lógica de equidad federal. Adicionalmente, se estableció un esquema transitorio de retenciones para la soja y sus principales derivados; en el caso de los granos, la alícuota de los Derechos de Exportación bajará desde el 33% hasta el 30% en octubre, para luego subir al 31,5% en noviembre, al 32% en diciembre y retornar al 33% en enero.

También se planteó una ley de producción agroindustrial con el objetivo de imprimirle un mayor valor agregado a la actividad del rubro.

Respecto de las medidas vinculadas al sector industrial, se bajaron los derechos de exportación de los bienes finales industriales a 0% y de los insumos elaborados industriales al 3%. En el caso de automotriz, el Gobierno aclaró que la baja al 0% de bienes finales es solo para las exportaciones automotrices incrementales hacia países por fuera del Mercosur.

Paralelamente, se subió el piso de reintegros a la exportación de bienes finales industriales hasta el 7% y de los insumos elaborados industriales hasta el 5%.

Mientras tanto, las nuevas medidas vinculadas al sector minero, incluyeron la reglamentación de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva que estableció un tope del 8% para las retenciones de los metales.

Por otra parte, el nuevo plan oficial prevé un incentivo fiscal a la inversión en proyectos nuevos de construcción y el diferimiento del impuesto a las ganancias para el aporte de terrenos a fideicomisos de construcción.

A su vez, buscará fomentar el ahorro en pesos, a partir de una mejora en la tasa de plazo fijo (que todavía no se comunicó) y un bono dollar linked para la cadena agroindustrial, que está atado a la evolución del tipo de cambio oficial.

También participaron de los anuncios el presidente del Consejo Agroindustrial, la UIA, la Cámara de Empresarios Mineros y la Cámara Argentina de la Construcción.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario