Tras la prohibición de exportación de trigo, India considera gastar u$s26.000 millones para combatir la inflación

Economía

Mientras se analiza flexibilizar la prohibición de exportaciones, desde el gobierno de ese país anticiparon la posibilidad de desembolsar 2 billones de rupias adicionales. Se suma a una serie de incentivos que buscan paliar los elevados precios.

El gobierno indio está considerando gastar 2 billones de rupias adicionales (26.000 millones de dólares) en el año fiscal 2022/23 para proteger a los consumidores del aumento de los precios y combatir la alta inflación de varios años, dijeron a Reuters dos funcionarios del gobierno.

Las nuevas medidas duplicarán el billón de rupias que los ingresos del gobierno podrían recibir de los recortes de impuestos sobre la gasolina y el diésel que anunció el ministro de finanzas el sábado, dijeron ambos funcionarios. Al mismo tiempo, confirmaron que se analiza una flexibilización de la prohibición de las exportaciones tras el máximo histórico que alcanzó el trigo en el Mercado de Chicago la semana pasada.

Nueva Delhi prohibió las exportaciones de trigo, ya que una intensa ola de calor golpeó la producción y los precios internos alcanzaron un máximo histórico. La repentina prohibición de las exportaciones de trigo atrapó alrededor de 1,8 millones de toneladas del grano en los puertos, lo que podría obligar a los comerciantes a sufrir grandes pérdidas.

Esto se produce en el marco de una creciente inflación en India que alcanzó un máximo de ocho años en abril, mientras que la inflación mayorista alcanzó al menos un máximo de 17 años, lo que representa un gran dolor de cabeza para el gobierno del primer ministro Narendra Modi antes de las elecciones a varias asambleas estatales de este año.

"Estamos completamente enfocados en reducir la inflación. El impacto de la crisis de Ucrania fue peor que la imaginación de cualquiera", dijo un funcionario, que no quiso ser identificado por Reuters.

El gobierno estima que se necesitarán otros 500.000 millones de rupias indias de fondos adicionales para subsidiar los fertilizantes, de la estimación actual de 2,15 billones de rupias, dijeron los dos funcionarios. El gobierno también podría ofrecer otra ronda de recortes de impuestos sobre la gasolina y el diésel si el petróleo crudo continúa aumentando, lo que podría significar un golpe adicional de 1 billón a 1,5 billones de rupias en el año fiscal 2022/23 que comenzó el 1 de abril, dijo el segundo funcionario.

Uno de los funcionarios dijo que es posible que el gobierno necesite pedir prestadas sumas adicionales del mercado para financiar estas medidas y que eso podría significar una desviación de su objetivo de déficit del 6,4% del PIB para 2022-23.

El gobierno indio planea pedir prestado un récord de 14,31 billones de rupias en el año fiscal actual, según anuncios presupuestarios realizados en febrero. El otro funcionario dijo que el préstamo adicional no afectará el préstamo planificado de abril a septiembre de 8,45 billones de rupias y podría tomarse entre enero y marzo de 2023.

Dejá tu comentario