Diego Coatz: "La industria puede crecer 6 o 7 puntos en el primer semestre"

Economía

Dijo que se debe discutir ley de incentivo a inversiones, que hay que salir de regulaciones del mercado laboral y que será un buen año para la actividad.

Entrevistado por Ámbito, el director ejecutivo de la Unión Industrial Argentina, Diego Coatz, estimó que si no hay alteración macroeconómica el sector manufacturero puede recuperar entre 6 y 7 puntos en el primer semestre. Coatz consideró que 2021 va a ser bueno para el sector luego de tres años de caídas. Tras conocerse los últimos datos del Centro de Estudios de la UIA (CEU) que marcan una baja del 6,3% en 2020, pero con un crecimiento del 4,3% en diciembre, el directivo de la central fabril consideró que la recuperación “es mejor de lo esperado”. Estimó que para que la mejora no sea solo un mero rebote el sector debería tener incentivos a las exportaciones, a las inversiones y salir la regulación del mercado de trabajo. A continuación el diálogo que mantuvo con Ámbito.

Periodista: ¿Cómo ven en la UIA la recuperación de la actividad en 2021?

Diego Coatz: Creemos que el final del año anterior y el arranque de este es mejor de lo que esperábamos. Algunos sectores vinculados en particular con la construcción se recuperaron bastante. El primer semestre va a ser bueno porque estamos comparando contra un año muy malo.

P.: ¿Cuáles son los sectores que más van a aportar’

D.C.: Creemos que el sector automotriz, el siderúrgico y cemento van a tirar muy para arriba el indicador. Hay que recordar que venimos de tres años de una crisis fenomenal con una caída de más del 10%. La crisis del 2018 al 2019 a la industria le pegó muchísimo. En cambio la pandemia le pegó menos que a otros sectores.

P.: ¿Qué se puede prever entonces para este año?

D.C.: Si la macroeconomía se mantiene más o menos ordenada, va a ser un año bueno en promedio. Esto quiere decir que el Banco Central y la política económica pueden mantener controlado el tipo de cambio comercial, la brecha no salte demasiado, y que el Central no se tenga que sentar sobre las reservas para controlar los pagos al exterior.

P.: ¿Se va a poder recomponer la rentabilidad de las empresas?

D.C.: Yo diría que la rentabilidad de la industria va a estar dividida por tercios. Un grupo como el de la metalmecánica y los sectores relacionados con la construcción van a andar bien. Habrá un grupo al que le va a ir más o menos. Habrá que ver si repuntan las relacionadas con el sector energético, las proveedoras de Vaca Muerta.

P.: Es como que se va a mantener la heterogeneidad que caracterizó al 2020…

D.C.: La heterogeneidad se va a mantener, pero en promedio, luego de tres años malos es seguro que va a ser un año bueno, salvo que pase algo con la macro. Lo que habrá que dilucidar si esto es un rebote o es el inicio de una recuperación permanente.

P.: ¿Qué habría que hacer para evitar que solo sea un rebote?

D.C.: Creemos que lo primero que tendríamos que hacer es normalizar las regulaciones del mercado de trabajo. Hoy el mercado está con regulaciones de plena pandemia, del peor momento de la cuarentena. Hay que generar un esquema para que el empleo formal de la economía se recupere. Hay sectores como el textil y la indumentaria donde la caída fue muy fuerte en los últimos años.

P.: Si se dieran las condiciones, ¿suponen que la recuperación va a ser en forma de V?

D.C.: El año pasado se perdieron 6 puntos, este año sería posible recuperar 6 o 7 puntos en el primer semestre del año, si no hay alguna alteración macroeconómico y con alguna medida pro exportaciones.

P.: ¿Cómo ven la marcha de las exportaciones?

D.C.: La recuperación requiere de impulsar las exportaciones. Durante la pandemia el sector industrial perdió 30% de las ventas al exterior. Entonces, ahí es necesario analizar el tema de retenciones, reintegros y prefinanciaciones. Esto es clave. A fin del año pasado no hubo buenas noticias de eso. No se eliminaron como se preveía

P.: Sobre inversiones de las empresas, ¿creen que habría que darle incentivos…?

D.C.: La gran abandonada de los últimos tiempos es la inversión. Sabemos que bajar los impuestos es difícil con los números fiscales que tenemos, sobre todo con el Fondo Monetario atrás, pero tiene que haber algún esquema para que al que invierta no le suba la carga. A nivel industrial cuando una empresa invierte tiene que adelantar pagos de IVA, no tiene ningún esquema de amortización acelerada de Ganancias. No hay incentivos para invertir capital propio.

P.: ¿Qué opinan sobre el nivel de impuestos de las provincias?

D.C.: A todo lo anterior hay que sumarle los impuestos provinciales y las tasas municipales restan competitividad. Creo que es un tema que sería bárbaro que el Consejo Económico y Social pueda discutir una ley de incentivo a las inversiones. Hay una ley para el sector de Economía del Conocimiento que es muy buena. Se podría hacer algo para el sector de transables.

P.: ¿Ese podría ser un punto de la agenda del Consejo Económico y Social que proponga la UIA?

D.C.: La UIA viene proponiendo una ley de incentivos para las inversiones del sector industrial. Es clave sobre todo para aquellos sectores que pueden ganar mercados y que pueden generar empleo formal. Hoy el sistema tributario penaliza la inversión.

Dejá tu comentario