La UE rechaza suavizar exigencias a España

Economía

La Comisión Europea exhortó a España a explicar las causas de los desvíos de déficit en 2011 y a presentar en los próximos días su presupuesto para 2012, rechazando de momento una flexiblización de las metas que le exigió al país para este año.

"Necesitamos la información completa sobre el desvío fiscal de 2011 y las razones de este desvío", dijo este martes Olli Rehn, vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, en el Europarlamento.

El gobierno conservador de Mariano Rajoy anunció el lunes que el déficit público español se elevó en 2011 al 8,51% del PIB, muy superior a la meta del 6% prometida por el gobierno socialista anterior.

"Necesitamos entender este desvío fiscal: si es un problema de las autonomías (...) si fue un problema del gobierno central (...) qué fue lo que sucedió", dijo el portavoz comunitario Olivier Bailly en una rueda de prensa en Bruselas.

El portavoz urgió a España a presentar su Presupuesto de 2012 en las próximas semanas, no a final de marzo como estaba previsto, porque el "desafío es demasiado grande".

"Necesitamos que las autoridades españolas nos digan cómo van a hacer para alcanzar el presupuesto 2012", señaló Bailly.

España se comprometió con Bruselas el año pasado a reducir su déficit hasta el 4,4% del PIB en 2012, en momentos en que se preveía un leve crecimiento para la economía española y se pronosticaba cerrar 2011 con un déficit del 6% del PIB.

"Hasta ahora nunca flexibilizamos las reglas", señaló Bailly. Y para ello la Comisión Europea necesitaría el apoyo de todos sus socios.

"Sabemos que los objetivos de déficit de 4,4% del PIB en 2012 y de 3% en 2013 serán difíciles de alcanzar para la economía española, para el gobierno español y los propios españoles", admitió. "Las reglas deben cumplirse", recordó.

Una fuente diplomática aseguró además que "está fuera de cuestión" debatir este asunto durante la cumbre de dirigentes europeos del jueves y viernes. Según la prensa española, el gobierno de Rajoy aspira a lograr una flexibilización del déficit antes del viernes, cuando prevé presentar ante el Consejo de Ministros su techo del gasto, el paso previo antes de la presentación del Presupuesto 2012.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, destacó el lunes que "los escenarios son distintos" de cuando España negoció con Bruselas el déficit del 4,4% del PIB.

Es necesario que "clarifiquemos la situación para todos", recalcó el ministro. Ahora "estamos en una recesión y eso hay que reconocerlo y hacer una política para salir de la recesión", puntualizó.

Muchos economistas consideran que reducir el déficit al 4,4% no es realista en la coyuntura actual de España, muy castigada por la crisis y el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008.

Tras 0,7% de crecimiento económico en 2011, la oficina de estadística Eurostat prevé un descenso de la actividad de 1%, mientras el Banco Central vaticina una contracción del 1,5% y el Fondo Monetario Internacional (FMI) del 1,77%.

Para cumplir con las exigencias de Bruselas, el gobierno de Rajoy ya ha anunciado recortes presupuestarios de 8.900 millones de euros, subidas de impuestos por 6.300 millones y un plan antifraude con el que espera recuperar 8.200 millones.

Con el objetivo prioritario de reducir el déficit público, el gobierno conservador, que llegó al poder a finales de diciembre, intenta que autonomías y ayuntamientos adopten una disciplina presupuestaria, en un país muy descentralizado.

Y cada vez más personas salen a las calles de las principales ciudades de España para protestar contra la reforma laboral de Rajoy con la que prevé reducir el desempleo de casi el 23% (más de cinco millones de personas) en el país.

Dejá tu comentario