Más contracción y marcha en reversa

Economía

C on las «constructivas» señales que se fueron sumando en la sociedad en días previos,no quedaba mucho margen para que un mercado que cotiza el riesgo puro se pudiera mostrar optimista. No faltó algún intento hueco para llevar al índice por encima del viernes y la máxima Merval de 938, quedó después como una discordante nota de color. Lo demás fue del tono gris, propio de las jornadas donde no se tiene ni cúmulo de órdenes, ni interés por transar, haciéndose un desarrollo de nítido trasfondo flojo. Los indicadores recogerían luego un saldo de casi uno por ciento de retroceso en el conjunto líder, con máximo derrape en la plaza de Siderar, y que si bien no condice con su presente empresario, pudo estar rodeada de incertidumbres propias de mercado.

• Debilidad

A punto de caer en la franja de volumen más preocupante, de los veinte a los treinta millones, quedó debajo de la frontera lo conseguido ayer: restando los certificados, quedaron $ 28 millones y algo más para las acciones, con un cierre de índice que mira cada vez más cerca esa zona de los 900 puntos y abandonando la idea de acceder a los cuatro dígitos a fin de mes, como lo insinuara hace dos semanas. Otra vez la inquietud, nuevamente lo que espanta inversiones, frente a una tendencia que no tiene cuerpo para seguir soportando señales adversas. Cierre de 922 puntos y una desaparición de demanda: erosionante.

Dejá tu comentario