Mejoró cobro de expensas: 81% cancela durante el mes

Economía

Después de haber alcanzado su máximo histórico de morosidad mensual -superior a 35% hace un año-, el cobro de expensas se está normalizando. De enero a mayo pasado, se logró reducir 50% el número de los deudores con atrasos superiores a 3 meses y al día 30 del último bimestre, alrededor de 81% de los copropietarios canceló el pago de la obligación en los edificios.

Varios factores se conjugaron para revertir la crítica situación. Por un lado, los administradores de consorcio pusieron en marcha mecanismos para efectivizar los cobros, tales como incrementos en los intereses resarcitorios y punitorios con el fin de castigar a los impuntuales. Además, se contrató en las administraciones con mayores problemas a un personal dedicado exclusivamente a tramitar cobranzas.

Por otro, se pospusieron obras de reparación en las propiedades horizontales y eliminaron algunos gastos (calderas, personal extra, etc.) para no incrementar el precio de las expensas, que se afectó en parte, por efecto inflacionario.

«Hay que tener en cuenta la estacionalidad, que también jugó en las cobranzas este año. De enero a marzo, la morosidad no bajó mucho por las vacaciones y el inicio del ciclo escolar. La diferencia se notó en abril y mayo», explicó una fuente de la Cámara de la Propiedad Horizontal y Actividades Inmobiliarias (CAPHAI), entidad que realizó el estudio sobre morosidad en el pago de expensas.

Otras claves para terminar con los morosos fue aceptar pagos en cuotas y con distintos medios: patacones, Lecop, cheques. El año pasado, se había llegado a aceptar que los deudores considerados «incobrables» cancelen determinados montos ofreciendo un servicio al edificio (desde reparaciones hasta materiales de obra). Pero esto ya no es de uso corriente.

En febrero, los edificios cerraban el balance del mes, con 25% de expensas impagas. Para mayo, las cuentas impagas bajaron a 19% del total -26% menos que en febrero-.

«Como hechos destacables del período, hay que apuntar la tendencia a la baja en el total de la cobranza impaga a fines del mes y el importante aumento del pago en efectivo, si bien en abril volvió a descender, en comparación con la cancelación en cheques», aseguró la CAPHAI.

De acuerdo con datos del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Capital Federal, en la Ciudad de Buenos Aires hay 100.000 edificios bajo régimen de la Ley 13.512 conformado por 2.500.000 unidades que pagan un promedio de $ 140 por expensas mes a mes -es decir, un total de $ 350.000.000-.

Por lo tanto, durante mayo no ingresaron $ 66.500.000 en los edificios a causa de 19% de morosidad mensual registrado -cuando en febrero, la deuda porteña por expensas alcanzaba a $ 87.500.000 ($ 21 millones más)-.

«El pago con patacones y Lecop, posiblemente por los anuncios públicos del rescate de las cuasi monedas, también van cayendo en forma considerable y puede apuntarse una mejora en el cumplimiento de quienes pagan dentro de los plazos normales, del 1 al 10 de cada mes», recalcó la CAPHAI.

Al día 15 de mayo, alrededor de 36% de los copropietarios ya habían abonado sus expensas de abril. En cambio, al 15 de febrero sólo lo había hecho 24%.

Según datos de la entidad consultada, los deudores más importantesaquellos que acumularon más de 3 meses de expensas impagas-, cayeron de 22% en enero y febrero a 12% para abril y mayo.

Es cierto que a comparación de mayo del año pasado, el nivel de cobranza, mejoró. Sin embargo, está lejos de alcanzar los niveles normales registrados con anterioridad a la devaluación. Recién al día 20, se recauda la mitad de lo que se debería.

Los métodos para agilizar los cobros, así como la postergación de obras para lograr balances que no sean deficitarios en los edificios, amenazan el buen estado de los inmuebles.

Lo ideal sería reducir todavía más ese 19% de expensas impagas por mes para afrontar los gastos de mantenimiento lógicos y obligatorios para todas las propiedades horizontales.

A.S.

Dejá tu comentario