Otro revés para titular del BM: renunció asesor clave

Economía

Washington (Reuters) - Uno de los principales asesores del presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz, renunció ayer a su cargo, argumentando que la crisis actual de liderazgo en la institución le impide desarrollar su trabajo.

La salida de Kevin Kellems es un duro golpe en una semana crítica para Wolfowitz, un arquitecto clave de la guerra de Irak que ahora se encuentra bajo fuego debido a la forma en que manejó la promoción y aumento salarial de su novia, Shaha Riza, una experta del banco en Medio Oriente.

Kellems, que había asesorado a Wolfowitz desde-2002, cuando se desempeñaba como subsecretario de Defensa de Estados Unidos y lo siguió haciendo luego de que se convirtiera en presidente del Banco Mundial en 2005, sostuvo que salía del banco para buscar «otras oportunidades».

El ex asesor también se desempeño brevemente como portavoz del vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, antes de unirse nuevamente a Wolfowitz en el Banco Mundial en 2005 por su experiencia en temas de desarrollo.

  • Gestión cuestionada

    «En vista del ambiente actual que rodea el liderazgo del Grupo del Banco Mundial, es muy difícil ser efectivo para ayudar a que avance la misión de la institución», sostuvo Kellems. Durante dos años en el Banco Mundial, la gestión de Wolfowitz ha sido cuestionada por depender de un grupo cercano de asesores, entre los que se encuentran Kellems y Robin Cleveland, a quienes trajo del Pentágono y de la Casa Blanca. Esto empeoró su imagen entre los funcionarios del banco, al aislarse de los empleados de carrera.

    Mientras tanto, fuentes del banco informaron ayer que el panel especial designado para analizar si Wolfowitz incumplió las reglas o si abusó de sus poderes en el manejo de la transferencia de Riza al Departamento de Estado y el pago de un aumento finalizó su investigación y presentó el informe a Wolfowitz.

    Las fuentes sostuvieron que el informe sería entregado hoy a los directores de la institución, seguido de un encuentro posterior en la semana, posiblemente mañana, donde será decidido el futuro de Wolfowitz en el banco.

    De acuerdo con las fuentes, hay un «sentimientogeneralizado» entre los directores de que es virtualmente imposible para Wolfowitz mantenerse en el cargo durante el resto de su gestión, debido al daño ocasionado a la credibilidad del banco y su capacidad para ser eficiente.

    Fuentes del consejo dijeron que la clave para la continuidad o la salida del presidente del Banco Mundial es si Estados Unidos, el mayor y más influyente accionista del banco que nominó a Wolfowitz para el cargo, presiona al consejo, especialmente a los países europeos, para permitirle que continúe en su cargo.

    La Casa Blanca ha dicho repetidamenteque el presidente George W. Bush tieneconfianza en Wolfowitz.

    Wolfowitz sostuvo que es víctima de una campaña sucia para desacreditar su liderazgo y socavar su campaña para posicionar al banco a la vanguardia de la lucha contra la corrupción en los países en desarrollo.
  • Dejá tu comentario