Para ahorristas: recomiendan cautela esta semana

Economía

Esta semana puede ser adversa para los bonos locales. Las cifras que se adelantan sobre la inflación de febrero, de 0,4%, van a ser letales para los títulos públicos. El sector privado estima la inflación real entre 1% y 1,5%.

La semana pasada, los bonos cayeron 4% promedio al trascender cómo será el nuevo método para medir el costo de vida.

El problema es que la situación del mercado es indirectamente inflacionaria porque, al no tener los ahorristas dónde colocar su dinero, lo gastan y aceleran la suba de precios. Nadie quiere quedarse con pesos en la mano porque los pierde ante la inflación.

  • Suba

    En el año, por caso, la demanda de euros por parte del público se incrementó en 50%. La moneda única europea subió en el mes 3% y está a $ 4,85 para la venta.

    Los cupones PBI pueden aprovechar esta situación porque al no ajustar por costo de vida, están exentos de las maniobras del gobierno. Como se indexan según el crecimiento de la economía, una cifra que el INDEC siempre pone arriba porque da mejor imagen oficial, hay siempre interesados en tenerlos en la cartera. Los cupones en pesos subieron 6% en el mes y en dólares, 8%. Lo que puede agravar la caída es lo que suceda en Wall Street, pero esa crisis no produce tanto daño como el INDEC.

    Estados Unidos esta semana estará pendiente de los indicadores del mercado de trabajo para saber como está la actividad económica. Los inversores están buscando refugio en activos seguros, por eso subió el bono del Tesoro a 10 años, que ahora da una renta de 3,53%.

    El oro también recibe a inversores temerosos. El metal se encamina a los mil dólares la onza. El viernes cerró a u$s 972. Otra muestra de la fragilidad del mercado es que el barril de petróleo superó la barrera histórica de los u$s 103 y la divisa estadounidense se hundió a 1,52 unidad por euro, su nivel más bajo desde el estreno de la moneda europea en 1999.

    A los inversores, razones para buscar activos conservadores no les faltan. La Bolsa de Nueva York terminó febrero en baja y es el cuarto mes consecutivo de descensos.

    La medicina se está agotando. La semana pasada, Ben Bernanke, el titular de la Reserva Federal, anunció que iban a seguir las bajas de tasas, pero a diferencia de ocasiones anteriores, esta vez el mercado no subió, sino que siguió retrocediendo. El temor cambió de nombre: antes era recesión, ahora es estanflación (estancamiento con inflación).
  • Dejá tu comentario