Para economistas, es mala la medida y se aplica tarde

Economía

Los economistas no creen que la nueva medida que tomó el gobierno para limitar el ingreso de capitales, al ampliar de 180 a 365 días el plazo mínimo para que las divisas ingresadas puedan ser luego transferidas al extranjero, repercuta fuertemente en el mercado. El objetivo de la medida es reducir la volatilidad de los movimientos de los capitales que podría darse por la concreción del canje de reestructuración de la deuda que quedó liberado por la Justicia de Nueva York, pero los economistas creen que el mercado ya descontó esta situación.

Estas fueron las principales opiniones de los analistas:

PABLO ROJO (economista)

La medida que se implementó no es adecuada. Sobreestima la expectativa de que se produzca una fuerte entrada de capitales del exterior. El control en este caso es inútil porque los efectos que puede generar la reestructuración de la deuda en default ya fueron descontados por el mercado
. En todo caso, el momento oportuno para imponer trabas ya pasó. Fue en el primer trimestre del año cuando hubo una fuerte entrada de capitales por lo que implementar ahora un control tendrá un efecto muy limitado. De cualquier forma, en la cuestión de fondo yo no creo que sea conveniente imponer controles.

MANUEL SOLANET (Infupa)

La extensión de los plazos para la permanencia de los capitales que ingresan al país apunta a reducir la oferta de dólares en el mercado para exigir la necesidad de compra de la divisa por parte del Banco Central y por lo tanto reducir la expansión monetaria. Tiende a evitar inflación. En ese sentido podría notarse algún efecto. Pero hay escepticismo a este tipo de medidas. En todo caso puede ser admisible temporalmente, pero no debe extenderse en el tiempo. Entiendo la preocupación del gobierno porque la alternativa a aplicar estos controles era dejar apreciar el tipo de cambio y eso no encuadra en el plan de esta administración que tiene como principio mantener el dólar alto.

MANUEL SANCHEZ GOMEZ (MVA)

La entrada de capitales fue fuerte en el primer trimestre del año y luego se enfrió. Según los cálculos que se hacen en el mercado, mayo habría sido un mes en el que volvió a intensificarse la entrada de dólares (quizás sea el mes en el que más capitales entraron desde 2001). Pero creo que con la exigencia que estaba vigente de 180 días de permanencia, los capitales «golondrina» ya se habían controlado y los que a pesar de las restricciones llegaban, lo hacían por canales alternativos para acceder a activos argentinos, como la compra de bonos o acciones en Nueva York. Por lo tanto, el efecto que puede tener la nueva medida no será muy fuerte. Puede limitar el ingreso de capitales pero no será determinante.

RAFAEL BER (Argentine Research)

La medida debería repercutir en el mercado cambiario porque significa un menor esfuerzo del Banco Central para mantener el tipo de cambio. En las últimas jornadas el nivel de liquidación de divisas era muy superior a las operaciones por exportaciones, por lo que el gobierno sospechaba que había ingreso de fondos para posicionarse en activos ajustables por CER. Esta medida alcanza a todos los fondos que ingresan de manera regular a la Argentina y debería ayudar a sostener el tipo de cambio sin tanto esfuerzo del Banco Central.

ALDO ABRAM (EXANTE)


Una medida que restringe el ingreso de capitales tiene más costos que beneficios. Este tipo de iniciativas disminuyen la cantidad de crédito.
Se hace para sostener el tipo de cambio real en niveles altos. En realidad, la solución pasa por tener políticas que restablezcan en el tiempo la confianza en la Justicia y en las reglas de juego.

ALFREDO PIANO (Banco Piano)

Es una restricción que muchos países hacen para que no entren capitales especulativos. Si sirve para que el Banco Central no tenga que salir todos los días a comprar importantes montos de dólares viene bien. No obstante, genera dudas porque muchos argentinos están tratando de traer su capital del exterior luego del desastre del año 2001 y una medida como ésta puede hacer que se asusten y no quieran venir.

Dejá tu comentario