"Pese al ALCA, EE.UU. nos sigue apoyando"

Economía

Alberto Fernández insistió ayer en supeditar una negociación en torno al ALCA a la eliminación de los subsidios agrícolas por parte de los Estados Unidos al señalar que, si eso ocurre, «será tiempo de discutir otra realidad».

En este sentido, el jefe de Gabinete planteó que en la Ronda de Doha que se desarrollará entre el 10 y el 14 de diciembre en Hong Kong «puede haber señales claras de si Estados Unidos está dispuesto a poner fin a los subsidios agrícolas que aplica en su territorio».

Incluso, si bien señaló que «hoy por hoy» ese cambio de postura «no existe», indicó que, si ocurriera, «será tiempo de discutir otra realidad» en torno al ALCA, tras las objeciones planteadas por la Argentina, los demás países del Mercosur y Venezuela, en el marco de la IV Cumbre de las Américas.

Por eso, juzgó que
«no es casual» que el documento final de la cumbre realizada en Mar del Plata haya fijado la posibilidad de una nueva reunión de sus miembros «con posterioridada la Ronda de Doha». Fernández planteó que la resistencia del gobierno argentino al ALCA se apoya en «no querer asumir un compromiso cuando del otro lado nadie lo está asumiendo».

En otro orden, rechazó versiones periodísticas que dieron cuenta de que salió resentida la relación con los Estados Unidos tras la cumbre y que eso podría perjudicar la futura negociación del país con el FMI.

«Lo que pensamos hoy es exactamente lo mismo que pensábamos dos años atrás, cuando (EE.UU.) nos acompañaba; está en la misma situación, con las mismas dificultades; el gobierno no pensaba encontrar ningún guiño»
para las tratativas con el Fondo, expresó el jefe de Gabinete.

Juzgó que la Argentina
«se ganará el respeto de los países desarrollados si sigue progresando y, razonablemente, deberemos contar con su apoyo (de EE.UU.), como lo hemos tenido (antes) pese a que pensamos del ALCA lo mismo que pensamos ahora».

El ministro explicó que la discusión que propone el gobierno apunta a que se analice el ALCA sobre la base de «lo que representa para las economías» y sus «efectos comerciales».

«El 75 por ciento del Producto Bruto Interno de América latina estaba rechazando esa integración en los términos que era planteada; eso fue lo que se dijo en la cumbre»,
reseñó Fernández.

Dejá tu comentario