Por auge de importaciones, traban embarques de China

Economía

Las importaciones se aceleraron y ya están creciendo a un ritmo de 24%, pero el incremento podría ser incluso mayor. Ocurre que cada día se multiplican las quejas y denuncias por las demoras de la Aduana para liberar el ingreso de productos al país, echando mano de excusas de lo más variadas.

Diego Pérez Santiesteban, titular de la Cámara de Importadores, aseguró que la responsabilidad de la situación «es tanto de la Aduana como de la Secretaría de Industria, que estableció el esquema de licencias no automáticas que traban la entrada de productos». El ejecutivo enfatiza que los sectores más afectados son juguetes, calzado (sobre todo deportivo) y textiles.

Al gobierno le preocupa el peso creciente de las importaciones en la economía. Ya representan casi 12% de la oferta total de productos, un nivel que se acerca mucho (a sólo 0,5%) del máximo que se registró en 1998.

  • Presiones

    Los importadores aseguran que hay fuertes presiones de los industriales de cada uno de estos sectores para que se trabe todo lo posible la importación, que apunta a transformarse en una verdadera ola como ocurrió durante la década del 90. En algunos casos la situación puede generar millonarias pérdidas, como sucede con los juguetes. Existe una gran cantidad de contenedores retenidos con mercadería preparada para el Día del Niño. «Si no conseguimos destrabar el ingreso antes de agosto será pérdida pura, porque después es imposible colocarlos», explicó un importador.

    Un informe de la consultora Ecolatina advierte que «al no haberse realizado las inversiones necesarias, la única manera de cubrir la brecha entre oferta y demanda de corto plazo es a través de mayores importaciones». Por otra parte, las trabas burocráticas para el ingreso de productos afecta a rubros que están en condiciones de satisfacer el creciente nivel de consumo. La consecuencia es que las demoras para importar sólo provocan que los productores locales puedan aprovecharse y subir más los precios. Por supuesto, desde el Ministerio de Economía justifican la medida y explican que «los sectores industriales precisan más tiempo para afianzarse y poder competir de igual a igual». Al respecto, Ecolatina advierte que «ciertas desventajas estructurales y los aumentos de los costos de producción en estos sectores lesionan la competitividad de la industria nacional (por ejemplo, textiles). Este es el caso de las actividades que enfrentan una creciente competencia de Brasil y China».

    «Si se es importador de calzado, por ejemplo, el sistema de licencias sólo habilita a entrar lo mismo de 2006. Pero si se quiere ingresar al negocio sólo te otorgan los permisos», señaló un empresario. Se trata de una virtual barrera paraarancelaria que se suma al arancel de 35% para las importaciones de mercados extra Mercosur.

    La principal competencia hoy llega desde China, cuyos costos de producción son mucho más ventajosos que los de la Argentina, en particular luego de las sucesivas recomposiciones salariales. Sólo en mayo las importaciones chinas crecieron a un ritmo de 43% contra el mismo mes del año anterior, por un volumen total de u$s 369 millones, lo que representa más de 10% del total ingresado.

    Con Brasil la situación es mucho menos dramática que antes, porque la revaluación del real (subió más de 10% contra el dólar en el primer semestre del año) encareció de manera significativa el ingreso de productos de aquel mercado.

  • Incremento

    En los 5 primeros meses de 2007, las importaciones aumentaron 24% y llegaron a los u$s 15.840 millones. El saldo de la balanza comercial se achicó en ese período u$s 1.000 millones, desde u$s 5.200 a u$s 4.200 millones.

    En el caso de la Aduana, la excusa para las demoras surge -entre otras cuestiones-por la aplicación de valores de referencia para el ingreso de productos (con el objetivo de evitar subfacturaciones). Voceros del organismo que dirige Ricardo Echegaray se limitaron a responder que «sólo seguimos los lineamientos que llegan desde el Ministerio de Economía, de acuerdo con la política que establecen desde el gobierno nacional».

    Luego aparece en escena la Secretaría de Industria con la aplicación del esquema de licencias no automáticas. Pero los importadores aluden a otras trabas que se presentan en varios organismos que intervienen en las aprobaciones para la entrada de productos, por ejemplo el INTI ( Instituto Nacional de Tecnología Industrial).
  • Dejá tu comentario