Hang sigue (por ahora) y busca renovar un Precios Cuidados que pierde impacto

Economía

El secretario de Comercio Interior es el único hombre cercano a Guzmán que no renunció. En dos días vence el programa que utiliza el Gobierno para contener la inflación de alimentos. Casi 1 de cada 3 consumidores asegura que no lo encuentra en las góndolas.

La renovación de Precios Cuidados ocurrirá en un momento particular. La Secretaría de Comercio Interior depende en la práctica del Ministerio de Economía, pero en los papeles del Ministerio de Desarrollo Productivo. Guillermo Hang, la persona encargada de renegociar el acuerdo de precios que tiene el Gobierno, es el único secretario que respondía al exministro Martín Guzmán que se mantiene en su cargo. Mientras tanto, la inflación en alimentos se acelera y los consumidores aseguran que no lo encuentran en las góndolas.

Este jueves 7 de julio vence el programa Precios Cuidados, que el Gobierno ya anticipó que renovará. Sin embargo, en las horas previas que es cuando se produce la mayor cantidad de intercambios con las empresas, se produjo la renuncia de Guzmán. Esto llenó de incertidumbre a las alimenticias. Sin embargo, Hang sigue en su cargo, y las reuniones previstas para esta semana con las compañías siguen en pie.

Las dudas del sector privado surgieron a raíz de la renuncia en masa de todos los titulares de las secretarías que dependían de Guzmán, por fuera de la Secretaría de Energía, donde Darío Martínez se sostiene. Así, Hang es el único secretario cercano a Guzmán que mantiene su cargo. Es una de las personas de mayor confianza del exministro, que se desempeñó primero como director del Banco Central y luego desembarcó en la Secretaría de Comercio Interior el 23 de mayo pasado, debido a la renuncia de Roberto Feletti. “Hang es hombre de Guzmán”, calificó una fuente oficial.

“Hang no renunció, por lo tanto, sigue en su cargo”, se limitan a decir cerca de su entorno. Lo cierto es que si bien en la práctica la Secretaría de Comercio Interior dependía de Guzmán, ante el pedido del exministro para tener mayor coordinación en la política de precios, en la teoría nunca ocurrió el traspaso en los papeles, debido a que no se oficializó por decreto en el Boletín Oficial. “Estaba en proceso de traspaso”, aseguraron desde el Ministerio de Desarrollo Productivo. De hecho, las resoluciones que se publican de la Secretaría de Comercio salían firmadas primero por Matías Kulfas, y ahora por Daniel Scioli.

De todos modos, Precios Cuidados no es la única urgencia. La Secretaría de Comercio Interior había implementado un mecanismo para subsidiar harina y fideos en los supermercados. El mecanismo era un subsidio entre privados, que los exportadores se negaron a seguir financiando. Por eso Hang definió hace diez días que pasara a ser financiado por un fondo público. Si bien tomó esa determinación, en la práctica las fábricas todavía no reciben los subsidios. Las empresas continúan vendiendo al precio pactado, con la promesa de que esta semana se acomodarán los subsidios. De abandonar el programa, los precios de mercado de fideos y harina deberían ser un 50% más, según comentaron a este diario.

Precios descuidados

El programa Precios Cuidados, vigente desde el 2014 cuando lo diseño el exsecretario de Comercio, Augusto Costa, tiene una elevada adherencia entre los consumidores, según una encuesta realizada por la plataforma de consumo ShopApp. El 49% asegura que cuando va al supermercado intenta comprar la mayor cantidad de productos en Precios Cuidados, y asciende al 58% en el caso de las mujeres. Además, el 36% asegura que le permite ahorrar en sus compras, porcentaje que asciende al 45% en los niveles socio económicos más bajos.

Sin embargo, hay un 27% que asegura que no encuentra los productos de Precios Cuidados, y un 20% que asegura que el programa antes le permitía ahorrar, y ahora no. “Más allá de la adherencia, el programa tiene peor percepción conceptual de lo que muestran las compras efectivas”, aseguró Sofia Ruano, ingeniera industrial especializada en consumo masivo.

“El programa cumple su función, que es acercar opciones de menor costo a hogares de nivel socioeconómico medios y bajos, pero hay signos de alarma: que el 20% crea que ya no les alcanza el programa para ahorrar, habla de una necesidad de sumar más productos y descuentos, en vez de menos, por lo cual una renovación más acotada podría no ser bien recibida”, analizó Ruano. Por otro lado, destacó como una de las barreras de acceso que el 11% de los consumidores no hace compras en supermercados y mayoristas, y por lo tanto no utiliza Precios Cuidados.

Dejá tu comentario