Previsible: inversión extranjera cayó 72%

Economía

Las inversiones extranjeras directas (IED) en la Argentina cayeron 72% el año pasado: apenas ingresaron capitales por u$s 3.181 millones contra u$s 11.665 millones que ingresaron en 2000. Para este año se espera una nueva caída: es que en los primeros cuatro meses del año, ninguna empresa extranjera ha realizado anuncios para invertir en la Argentina. Así se desprende del informe sobre inversiones extranjeras realizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en el que se estima una retracción del PBI de 10% para este año.

La caída en las inversiones es dramática: la Argentina pasó de recibir un promedio de 17% de las inversiones que llegaban a América latina entre 1995 y 2000, a captar apenas 4% de ese total el año pasado. En términos de PBI, las inversiones extranjeras pasaron de explicar 8,3% del producto en 1999, a 4,1% en 2000 y tan sólo 1,2% el año pasado.

Según destaca la CEPAL, si bien en la década de los '90 el país fue una de las naciones de mayor atracción para la IED, a partir de 1998 «los inversores se encontraron con que el contexto ya no era tan estable», y las inversiones comenzaron a reducirse.

•Agentes dinámicos

Si se compara contra el récord de inversiones recibidas en 1999 (u$s 23.984 millones con la adquisición de YPF por parte de Repsol), la caída del año pasado asciende a 86,7%.

El informe destaca que las empresas transnacionales fueron los agentes más dinámicos del proceso de reestructuración de la economía local en los '90 y transformaron radicalmente el panorama empresarial del país. «Entre 1991 y 2000, las transnacionales pasaron de representar algo más de 24% de las ventas de las 100 mayores compañías del país a cerca de 50%»

Asimismo, en un capítulo dedicado especialmente a la Argentina, el informe advierte que los flujos de inversión extranjera directa (IED) en la Argentina han tenido un efecto ambiguo, tanto en el plano macroecónomico como microeconómico. «Por una parte, se produjo un alivio en las cuentas externas en el corto plazo, pero esto redundó en mayores restricciones por crecientes remesas de utilidades en el largo plazo.»

Dejá tu comentario