Promete Redrado menor emisión para contener el riesgo inflacionario

Economía

Nueva doctrina Kirchner que implica compra de dólares por la Tesorería y no por el Banco Central; también, para calmar a la UIA, hablará en el Congreso hoy sobre la devaluación del peso frente a una canasta de monedas, no ante la divisa norteamericana -hizo como Hong Kong, que no revaluó-. Quiere modificar el dólar como referente, como lo intentó Domingo Cavallo, por una cesta de monedas más amplia.

Redrado presentará hoy a las 12 ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado su plan para emitir menos pesos y contener la inflación en 2008. El directorio del BCRA ya había aprobado la semana pasada el nuevo programa monetario, pero aún resta conocer varios detalles.

El senador cordobés Roberto Urquía, titular de la Comisión de Presupuesto, será el encargado de recibir a Redrado. El titular del BCRA divulgará allí su estrategia para que el crecimiento del agregado monetario M2 (dinero circulante más depósitos a la vista) no supere 18% en términos nominales. Se trata de una importante desaceleración respecto de la suba de este año, que se ubicó en torno a 25%.

Uno de los datos clave que permitiría este comportamiento es la mayor ayuda del Tesoro para comprar dólares respecto de lo sucedido este año. Las compras con fondos del superávit fiscal, según adelantó el ministro de Economía, Martín Lousteau, estarían en el orden de los 10.000 millones de pesos. Por lo tanto, el gobierno estaría colaborando con la compra de más de u$s 3.000 millones, por lo menos duplicando la cifra de este año.

El programa monetario incluye dos novedades respecto del mecanismo que se venía aplicando en los últimos años, que son las siguientes:

  • En las metas se incorporaráel seguimiento del M2 del sector privado. De esta forma, se incorpora una medición trimestral respecto de cuánto dinero tienen el público y las empresas, tanto en billetes como en depósitos a la vista (cuenta corriente y caja de ahorro). El objetivo del Central será que una parte de estos fondos que se mantienen a la vista se depositen a plazo fijo. El dilema es cómo conseguir esto sin aumentar significativamente las tasas de interés.

  • Las metas que estipula el Banco Central serán ampliadas cada trimestre. Así, al finalizar el primer trimestre de 2008 se divulgará la meta monetaria a cumplir para marzo de 2009 y así sucesivamente.

    Según la estimación que manejan en el BCRA, el año que viene el ingreso de dólares estaría en torno a los u$s 11.000 millones (entre comercio exterior e inversores que busquen aprovechar oportunidades de corto plazo).

    Una parte será absorbida por el Tesoro. El resto lo comprará el Central, pero luego absorberá al menos una parte a través de la emisión de Nobac y Lebac.

    No habrá una meta explícita para mantener al dólar en determinado nivel, «ya que el programa monetario establece metas cuantitativas de dinero y no el valor de la divisa», explican en la autoridad monetaria. En cuanto a la inflación, el compromiso será mantenerla en el rango estipulado en el Presupuesto 2008 (entre 7% y 11%). Claro que las cifras reales llegarían a duplicar este nivel.

    El objetivo que manejan conjuntamente entre el Palacio de Hacienda y el Central es que el mayor esfuerzo fiscal (se trabaja con la idea de un superávit en las cuentas públicas de 3,8% del PBI) y la desaceleración de la emisión monetaria resulten decisivos para que la inflación al menos no se siga incrementando. Será difícil, en cambio, que se reduzca al menos en el primer semestre del año que viene.
  • Dejá tu comentario