7 de febrero 2024 - 00:00

Radiografía del ajuste de Javier Milei: recorte del 70% a la obra pública y de más del 40% a jubilados

La licuadora impactó fuerte en los haberes jubilatorios. También hubo podas en obras públicas y programas sociales. Es el anticipo de un informe de la consultora Analytica en base a datos oficiales.

El gasto del Estado en enero sufrió una contracción promedio de casi el 37% interanual en términos reales.

El gasto del Estado en enero sufrió una contracción promedio de casi el 37% interanual en términos reales.

Pixabay

La consultora Analytica está realizando en base a datos oficiales un extenso informe sobre la ejecución del gasto del Estado en el primer mes del año. Ámbito pudo acceder a un anticipo de ese trabajo que marca una contracción promedio de casi el 37% interanual en términos reales. El grueso del ajuste recae sobre partidas vinculadas a jubilados, como el pago de haberes previsionales y recursos para el PAMI. También hubo recortes sensibles en obra pública, programas sociales y transferencias a provincias.

La licuadora avanza. Es que el 211% de inflación del 2023, sumado a que para este 2024 se prorrogó el presupuesto del año pasado, configuran un escenario de recorte del gasto con elevados niveles de discrecionalidad para el Ejecutivo. A esto se agrega que desde hace al menos doce meses, con la administración anterior, ya se venían realizando recortes en términos reales.

La consultora Analytica que dirige el economista Ricardo Delgado está procesando los datos oficiales para un detallado informe. El anticipo de ese documento al que accedió Ámbito da cuenta de una caída interanual promedio del 36,9% en el gasto del Estado. Con este escenario, la partida que argumentó la parte más gruesa del ajuste está vinculada a los jubilados: el gasto se contrajo en pesos constantes 1,1 billones.

En concreto, durante enero el gobierno de Javier Milei recortó en términos reales un 43,2% interanual los gastos en jubilaciones, pensiones y erogaciones del PAMI. La fuerte aceleración de la inflación durante los meses de noviembre y diciembre, sumado a que no se otorgaron incrementos en el bono que venían percibiendo quienes cobran hasta dos haberes mínimos colaboraron en la preexistente licuación del gasto previsional.

Luego le siguieron las obras públicas, con una caída del 70%, que se explica por la parálisis de más de 3.000 proyectos a lo largo y a lo ancho del país. De hecho, la semana pasada en una reunión federal, la cámara que agrupa a las empresas del sector declaró a la actividad en “estado de emergencia” por pedido de sus bases. Aseguran que 1.400 empresas y 200.000 puestos de trabajo están en riesgo.

Además, se evidenció una poda del 58,9% en las transferencias a provincias que promete traer aparejada una disputa judicial: La Rioja ya llevó su caso a la corte y este lunes el gobernador de la provincia de Buenos Aires Axel Kicillof advirtió que si continúan pisados los envíos acudirá a los tribunales.

En esta primera radiografía armada en base a el presupuesto abierto del Ministerio de Economía se ve un alza en el gasto en subsidios porque aún no se aplicaron las quitas dispuestas. El grueso de ese recorte se verá recién en las tarifas de marzo y abril. Otras de las partidas afectadas según el informe de Analytica fueron: programas sociales, 40,8%, bienes y servicios 50,2%, asignaciones familiares y AUH 19,2%, gasto en personal 18,2%.

Dejá tu comentario

Te puede interesar