Riesgo-país ayer fue el más bajo en 10 años

Economía

Es cierto que el alza en mercados es un fenómeno del que se benefician todos los países de la región. Pero claramente ayer la Argentina lideró las alzas: ingresaron casi u$s 100 millones para las reservas del Central. El riesgo-país llegó así a tan sólo 301 puntos. Debe tenerse en cuenta que éste es sólo un índice financiero y que no refleja otros problemas de la economía. La crisis energética, los controles de precios y otras complicaciones escapan al indicador. Ayuda que haya bajas tasas en Estados Unidos, pero también que la Argentina tenga un alto superávit fiscal y que vaya reduciendo el endeudamiento. Así, con sólo mantener las cuentas en orden, el gobierno puede disfrutar de esta bonanza y de que lleguen inversores ávidos de encontrar rendimientos. La apuesta es que la inflación en 2007 le ganará al dólar y por ello llegan dólares para posicionarse en todo lo que ajuste por precios.

Los bonos argentinos no se quedaron afuera de la ola de optimismo que se apoderó de los mercados mundiales. Ayer tuvieron subas que superaron 1% en algunas series y, como resultado, el riesgo-país tocó el mínimo nivel del año y el menor de los últimos diez años, al finalizar en 301 puntos básicos.

Se notó nuevamente ingreso de divisas y esto quedó reflejado en el fuerte volumen de negocios que registró el Mercado Abierto Electrónico (MAE), donde se operaron u$s 420 millones en títulos públicos, mientras que el volumen total ascendió a u$s 4.060 millones.

Los bonos que surgieron de la reestructuración de la deuda fueron los más beneficiados. El Par en pesos subió 1,02%, mientras que el Discount también en moneda local ganó 0,55%. La estabilidad del dólar y el repunte de la inflación están volcando hacia este tipo de papeles el interés de los inversores. Pero también continuaron en alza bonos de más corta duración. El BOGAR 2018, por ejemplo, subió otro 0,27% para finalizar en $ 150,80, y el PRE9 ganó otro 0,22%.

De todas maneras, las subas más importantes volvieron a producirse en los cupones atados al PBI, un instrumento muy volátil que ya en setiembre había anotado ganancias de hasta 8%. El título en pesos, que venía retrasado respecto del de moneda extranjera, subió 3,60% para finalizar en $ 9,50. También subió el nominado en dólares 1,89%.

Como resultado de esta mejora en la cotización de los bonos, y la consiguiente disminución del rendimiento,se produjo una fuerte baja del riesgo-país. Se trata de una variable que mide la brecha que existe entre la tasa de los títulos estadounidenses respecto de la de los bonos argentinos. A menor brecha, mayor es la confianza que los inversores tienen en los bonos de un determinado emisor.

  • Mínimo anterior

    En el caso argentino, el mínimo anterior de riesgo en 2006 se había tocado el 5 de setiembre, cuando llegó a los 306 puntos. Luego hubo un leve incremento y anteayer se ubicaba en 317 puntos, pero con la jornada favorable de ayer cayó 5% y alcanzó el nivel más bajo de los últimos años. Esta situación también favorece la posibilidad de emisión de deuda a bajo costo por parte del gobierno argentino, ya que pagaría tasas más bajas que en las últimas licitaciones.

    El menor nivel de riesgopaís se había registrado en el tercer trimestre de 1996, cuando llegó a los 280 puntos básicos. Pero al declararse el default tocó niveles superiores a los 5.000 puntos, debido a la debacle de los precios que sufrieron los bonos. Ayer, la tasa de bonos del Tesoro estadounidense a 10 años bajó levemente hasta 4,77% anual.

    Los buenos datos que se conocieron de la economía estadounidense impactaron positivamente en Wall Street y este optimismo se trasladó rápidamente a los mercados de acciones y bonos de América latina. Además, casi todas las monedas de la región se apreciaron frente al dólar (el caso argentino es distinto por la fuerte intervención del Central). Sólo Brasil quedó afuera de este clima, pero simplemente porque fue feriado.

    El Libro Beige, un estudio que realiza la Reserva Federal estadounidense sobre el estado de la economía en 12 regiones, caracterizó el crecimiento como moderado, pero sin riesgo inminente de recesión. Esto generó alivio entre los operadores. Por otra parte, la Fed se tomaría su tiempo para bajar las tasas de interés de corto plazo, lo cual podría ocurrir recién en el segundo trimestre del año próximo. La buena noticia para mercados emergentes es que la posibilidad de nuevas subas quedó descartada. La próxima reunión de Mercado Abierto del organismo será el 24 y el 25 del corriente mes.
  • Dejá tu comentario