Se perdió hasta 7% aquí en la Bolsa

Economía

Las acciones argentinas se derrumbaron casi 7%. Fue el mercado que más cayó en la región. Obviamente, impacta cuanto sucede en el exterior, pero hay factores domésticos que acentúan la preocupación. Hoy, por ejemplo, se anunciará la producción industrial de abril, con un crecimiento muy inferior al que inicialmente esperaba el mercado. Los economistas están revisando hacia abajo los pronósticos de crecimiento de la economía. Y las empresas cotizantes mostrarán menos ganancias a las estimadas por los operadores. Está el interrogante de cuál será el impacto final de la crisis energética. También del resultado que tendrá la renegociación de la deuda. Es obvio que si la Argentina logra en setiembre presentar una oferta y acordar con 75% de acreedores, cambiará sustancialmente el panorama. Pero todavía no hay señales concretas de que ello suceda. Las tasas comenzaron a subir en la plaza local porque las empresas no tienen liquidez para el pago del Impuesto a las Ganancias. Sería positivo que Roberto Lavagna, en lugar de sostener que, por el default, el país no se ve afectado por la caída de los mercados mundiales, comience a idear mecanismos para amortiguar ese efecto, algo con lo que de hecho en Brasil ya están trabajando desde hace meses.

El derrumbe de la Bolsa en casi 7% y los escasos negocios en el mercado de bonos son otro dato contundente de que las perspectivas cambiaron en la Argentina. El índice Merval perdió ayer 6,71% al cerrar a 839,93 puntos. La semana pasada, la Bolsa había perdido 10,48% y, desde su precio máximo en el año del 22 de marzo, está 35% por debajo.

El monto de negocios estuvo cerca del habitual, con $ 58,2 millones. Sólo dos papeles subieron (Repsol y Química Estrella), otros tantos quedaron igual y 59 bajaron. El nuevo precio récord del petróleo fue uno de los factores desequilibrantes de las Bolsas del mundo y golpeó muy fuerte a Brasil. Este impacto afectó a la Bolsa argentina, ya que las empresas verán afectadas sus exportaciones por este nuevo escenario. Pero si se analiza la relación de la caída de la Argentina con el resto de las Bolsas, se verá que es desproporcionada, mucho más cuando las acciones locales hace ocho semanas que vienen ajustando hacia abajo. La Bolsa de San Pablo, por ejemplo, que está muy conectada a la crisis que provoca el petróleo, bajó 2,63%; y Wall Street, 1,06%. La caída argentina se compara con la Bolsa de la India, que recibió al gobierno de centroizquierda de Sonia Gandhi con bajas de 11,4%.

El ciclo bajista de la Bolsa de Buenos Aires se retroalimenta cada día con las ventas de los inversores que tienen cauciones, es decir, han hecho compra de acciones a futuro y salen a vender sus títulos físicos para recortar las pérdidas que acumulan.

Las acciones líderes más afectadas por el descenso fueron las de
Grupo Financiero Galicia (-8,97%), Bansud (-8,66%), Juan Minetti (-8,08%), Molinos (-7,89%) y Siderar (-7,20%).

El dólar, a su vez, cerró igual que el viernes en $ 2,93 para la venta
en las casas de cambio, aunque en el mercado mayorista vivió una jornada intensa.

• Volumen

En el Mercado Abierto Electrónico (MAE), se negociaron u$s 171 millones, lo que es un monto alto de transacciones. Los exportadores ingresaron u$s 74,71 millones que obligaronal Banco Central que dirige-Alfonso Prat-Gay a comprar u$s 45 millones y al Nación u$s 20 millones. Para hoy, las pantallas marcaban una oferta de u$s 23 millones y órdenes de compra por u$s 20 millones, es decir, que la jornada será equilibrada y probablemente los precios mayoristas se mantengan en $ 2,907 para la compra y $ 2,911 para la venta.

En el mercado de futuros de Rosario, Rofex, el dólar se negoció con poco entusiasmo y en alza. A fin de mes quedó a $ 2,918 y a $ 2,94 para fin de junio. Julio cerró en $ 2,964 (+0,30%); y agosto en $ 2,9870 (+0,40%).

Los bonos tuvieron un cierre en leve baja, pero con alguna recuperación al final de la rueda.
Lo más llamativo fue el escaso monto de negocios, ya que los tenedores de bonos son renuentes a venderlos.

En el MAE se negociaron $ 372 millones, menos de la mitad de un día habitual. Lo mismo sucedió en el mercado bursátil, donde las transacciones sumaron sólo $ 118 millones.

En estas circunstancias, los que más bajaron fueron los bonos defaulteados. El
Global 2018, que es el bono de referencia de la deuda externa, perdió 1,7%.

Otros bonos posdefault tuvieron un día más tranquilo. El BOGAR 2018 cedió 1%, mientras que los BOCON PRE8 y PRO12 perdieron 0,35%. El BODEN 2008 en pesos bajó 0,40%. Las dos series de BODEN en dólares sorprendieron con subas de 1% en el caso de la serie 2013 y de 0,61% en la 2012.

Dejá tu comentario