"Si no sube la recaudación, no funcionará ningún plan"

Economía

«Vamos a salir a cazar fuera del zoológico, y a los animales más peligrosos, no a los ciervos.» Alberto Abad presentó ayer con esta frase el que será su plan de trabajo durante los meses que estará al frente de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Este plan incluye, entre otras medidas, el levantamiento del bloqueo fiscal, la puesta en práctica este año de tres Tribunales Fiscales, se dejará de concentrar la presión sobre los mismos 200.000 grandes contribuyentes de siempre, la moratoria impositiva incluirá también las deudas de enero, se mantendrá el proceso de autarquía y se aprovechará la bancarización para controlar más el impuesto a los Bienes Personales. Abad avaló, tal como adelantó este diario, el cálculo de la evasión en los 20.000 millones de pesos anuales. Las principales declaraciones de Alberto Abad de ayer a la prensa fueron las siguientes.

Periodista: Usted está en un cargo clave, donde a la mayoría no le fue bien y donde si las cosas no funcionan no puede haber plan económico que pueda funcionar ¿Cómo toma esta responsabilidad?


Alberto Abad:
Si no se generan modificaciones en la recaudación, fiscalmente no habrá salida ni para este plan ni para ningún otro. Por eso espero que toda la dirigencia política tenga en cuenta que por primera vez se tome el problema de la recaudación como una cuestión de Estado. Mi presencia es circunstancial.

P.: ¿Cómo se traduce la «cuestión de Estado»?


A.A.:
Antes de fin de año debemos tener definida la reforma tributaria, que tiene en la AFIP un capítulo clave. El resto de la reforma incluirá la modificación y simplificación del sistema tributario.

P.: ¿Cómo encontró la AFIP?


A.A.:
En la «casa» hay mucho profesionalismo, capacidad instalada y de gestión. Sólo resta ponerlo en marcha con estabilidad en la conducción. En lo inmediato estamos desarmando los planes de competitividad que dejaron un conjunto de normas y acciones que pusieron a la mitad de nuestros agentes a trabajar en esto.

P.: ¿Una queja constante contra todos los titulares de la AFIP es que siempre se persigue a los de siempre, que por otro lado ya no pueden pagar más?


A.A.:
Si de algo me enteré en mis primeros pasos aquí dentro, es que la mayoría de los Grandes Contribuyentes (aproximadamente 200.000 personas) están bien controlados y sólo se requieren ajustes. El problema está fuera de estas personas. Por eso quiero salir a cazar fuera del zoológico, y a los animales más peligrosos, no a los ciervos.

P.: ¿Qué pasará con la moratoria impositiva?


A.A.:
El «miniplan» que lanzamos para el último trimestre de 2001 se extenderá a enero, se podrá pagar en hasta 10 cuotas y terminará en diciembre de 2002. El otro plan (deudas hasta octubre de 2001), queda igual. Allí se cerrará definitivamente el llamado. El Congreso aprobará una ley que prohibirá las moratorias a no ser que sea el propio Poder Legislativo el que las lance. Es el seguro que tenemos para decirle a la gente que ahora sí es la última oportunidad.

P.: Jorge Remes Lenicov anunció que finalmente se crearían los demorados Tribunales Fiscales ¿Por qué ahora hay que creer?


A.A.:
Por una razón simple, ya tienen presupuesto para su creación. Hay destinada una partida de 6 millones de dólares para poner en funcionamiento antes de fin de año tres juzgados del Fuero Penal Tributario. Los jueces serán nombrados con el tratamiento normal, a través del Consejo de la Magistratura y la aprobación de la Comisión de Acuerdos del Senado.

P.: Las empresas multinacionales y las compañías argentinas que tienen cotización en el exterior cerraron sus balances luego del 31 de diciembre para sumar los costos de la devaluación ¿La AFIP avalará este movimiento?


A.A.:
Hay que reconocer que muchas empresas para consolidar sus balances internacionales deben respetar las pautas de origen. Habrá un costo para la recaudación que ya fue tomado en cuenta en el proyecto de presupuesto. Para que no sea tan duro, lo dividimos en cinco ejercicios de 20 por ciento cada uno.

P.: ¿Se mantiene la autarquía de la AFIP?


A.A.:
No sólo se mantiene sino que se profundiza. Esto le da más responsabilidad y estabilidad a un cargo que la necesita imperiosamente. Comenzó el 1 de enero y yo completaré el mandato de cuatro años que termina en 2005. Personalmente opino además que el próximo titular de la AFIP debe ser nombrado con acuerdo del Senado a propuesta del Ejecutivo, al igual que el presidente del Banco Central.

P.: ¿Cuánto es la evasión en la Argentina?


A.A.:
Hay tantos números como entidad que la calcule. Pero tomemos la que se estimó en la Dirección General Impositiva que dirige Horacio Rodríguez Larreta y que habla de 20.000 millones de pesos. Tamaño nivel de evasión se puede enfrentar sólo con estabilidad en el cargo y un plan serio; pero en cuatro años puede haber grandes avances.

P.: ¿En qué sectores se concentrará la acción contra la evasión?


A.A.:
El primer rubro es el agrícola, donde reducimos el IVA a 10,5 por ciento y con eso enfrentaremos de lleno la cadena de evasión. Hoy el Estado devuelve 21% de IVA para este sector cuando exporta y ese dinero es pérdida. Teniendo en cuenta que por la evasión en ese sector se evaden 500 millones anuales, ganaremos como piso 250 millones de pesos este año. Seguiremos luego con los combustibles y con los cigarrillos.

P.: ¿Qué medida se aplicará para controlar a todos los contribuyentes?


A.A.:
En las próximas horas el presidente Eduardo Duhalde firmará un decreto por el cual se levantará el bloqueo fiscal. Pero no se hará hacia atrás, ya que los contribuyentes tienen derechos adquiridos y no se puede aplicar la retroactividad porque tendríamos una lluvia de juicios. El bloqueo se irá levantando hacia adelante, año sobre año. Finalmente cuando lleguemos a 2006, se aplicarán los cinco años hacia atrás que rigen actualmente.

P.: ¿La bancarización forzada ayuda a combatir la evasión?


A.A.:
Aún antes de la bancarización que comenzó en diciembre del año pasado, la AFIP cruzaba información del sistema financiero. Lógicamente que ahora hay una mayor cantidad de datos que podemos aprovechar. Se puede comparar con las declaraciones de Bienes Personales y Ganancias para ver si el dinero estaba declarado.

P.: ¿Sinceramente, sirvió controlar a las casas de cambio?


A.A.:
En menos de una semana de haber instalado los «puntos fijos» ya descubrimos por lo menos dos operaciones en las que se compraron más de un millón de dólares en efectivo y sólo tenían para la AFIP números de CUIT. Hay más casos de personas en los que los ingresos consignados en sus declaraciones juradas eran menos de 5 por ciento del monto de las compras de divisas que ejecutaban.

Dejá tu comentario