Todos los bancos apuestan que Greenspan bajará la tasa 0,5%

Economía

Casi todos los operadores de Wall Street aguardan que Alan Greenspan baje medio punto las tasas, en la reunión que mantendrá la Reserva Federal entre mañana y el miércoles. Según una encuesta, los bancos que tienen relación directa con la Fed están convencidos de que Greenspan podría incluso recortar las tasas un cuarto de punto adicional en marzo próximo. Esto se debe al enfriamiento de la economía norteamericana, que pasó de crecer casi 6% anual en el segundo trimestre del año pasado a "cerca de cero" en el cuarto, según el propio Greenspan. Desde ya, el dato es muy positivo para la Argentina, que hoy saldrá a ofrecer un canje de la deuda que vence en el corto plazo por un bono a diez años por u$s 3.000 millones.

Nueva York (Reuters) - A los mercados financieros les quedan pocas dudas de que la Reserva Federal reducirá las tasas de interés otro medio punto esta semana para tratar de reanimar una economía estadounidense que muestra signos de detenerse. Así lo indica una encuesta realizada por esta agencia.

Todos, excepto uno, los 25 colocadores primarios de papeles del gobierno de EE.UU. prevén que el FOMC (Comité Federal del Mercado Abierto), organismo que establece la política monetaria, cuando se reúna entre mañana y pasado bajará la tasa sobre fondos federales en préstamos «over-night», de 6% a 5,5%. Una sola empresa apostó a que la reducción será de sólo 0,25 por ciento.

Estas firmas, que negocian directamente con la Fed en operaciones de mercado de dinero, sostienen que las declaraciones del presidente Alan Greenspan ante el Congreso, en las que reveló que el crecimiento económico podría detenerse, solidificaron las expectativas para una reducción de 50 puntos básicos en esa tasa clave.

Previsiones

En la encuesta anterior, del 12 de enero pasado, sólo doce de estas firmas esperaban una baja de medio punto, mientras que otras trece predijeron una de un cuarto de punto.

Ahora, veinte de las 25 empresas consultadas prevén incluso un recorte de 0,25% adicional para la próxima reunión del FOMC, prevista para el 20 de marzo. Una dijo que bajará medio por ciento más, y otras cuatro expresaron que no se producirán nuevas modificaciones.

Greenspan, testificando ante el comité de presupuesto del Senado, dijo que la economía se había enfriado de manera drástica, y ahora estaba casi detenida, con porcentajes de crecimiento cercanos a cero.

«Los datos han sido un poco mejor que lo esperado, lo que hace que uno se pregunte si sólo reducirán la tasa 25 puntos básicos»
, dijo Jim O'Sullivan, economista del JP Morgan Chase & Co. «Pero el jueves sonó lo suficientemente preocupado como para volver a pensar que serán 50.»

El crecimiento económico se detuvo abruptamente durante la segunda mitad de 2000, de un ritmo de 5,6% anual en el segundo trimestre a 2,2% en el tercero. Greenspan dijo que el cuarto también era bastante flojo. «A juzgar por lo que vemos, tuvimos una drástica reducción de la actividad que probablemente será de cero en este momento en particular», respondió el presidente de la Fed cuando le preguntaron si Estados Unidos había ingresado en un período recesivo.

Si la autoridad monetaria actúa de acuerdo con lo esperado, producirá la segunda reducción de 0,5% en un mes, luego de su sorpresiva movida del 3 de enero que se produjo en medio de dos reuniones programadas del FOMC.

Una baja de un punto en un mes calendario sería la más dramática reducción en el costo del dinero desde que se hizo lo mismo en diciembre de 1991, cuando el país comenzaba a emerger de la recesión.


Frase famosa

A principios de esa década EE.UU. trataba de recuperarse de ese fenómeno; Greenspan, por entonces, dijo su famosa frase de que la economía estaba intentado avanzar con un viento en contra de 90 kph. Ahora, el sector manufacturero de EE.UU. se encuentra en un profundo pozo, el gasto en consumo y las inversiones están declinando, la confianza se deteriora, las utilidades de las empresas caen y las acciones de las tecnológicas apenas pueden recuperarse de la brutal corrección sufrida el año pasado.

El país también enfrenta una crisis energética. Los precios del combustible y el gas natural están altos; California corre contra las limitaciones de su sistema de provisión eléctrica y ha debido apelar a apagones rotativos para conservar energía.

Greenspan admitió que existe un riesgo cierto de que la crisis californiana se derrame sobre el resto de la economía, tanto porque ese estado representa más de 12% de la producción de energía estadounidense como porque la infraestructura del sector en todo el país requeriría un costoso y prolongado proceso de mejoras.

Dejá tu comentario