Triste inicio del último mes del año

Economía

Podríamos robar su tiempo (y el nuestro) analizando las declaraciones que ayer efectuó el secretario del Tesoro ampliando el plan que tiene el gobierno para rescatar a los tomadores de créditos hipotecarios, y luego seguir el camino de la mayoría de los analistas y vincular esto con lo que pasó con los precios de las cotizantes. Pero la verdad es que como Paulson no dijo nada novedoso ni demasiado importante, es mejor no perder tiempo con ello. Mucho más importantes -por sus implicancias-fueron las declaraciones de Toshihiko Fukui (gobernador del Banco de Japón), quien no sólo admitió que desde Oriente no ven aún el final de la crisis inmobiliaria norteamericana (curiosa descortesía, desautorizando lo afirmado últimamente por Paulson y Bernanke), sino que las tasas niponas se encuentran en un nivel exageradamente bajo frente a las actuales condiciones de riesgo económico internacional (el dólar se desplomó inmediatamente después frente al yen y el euro, ya que esto podría señalar el cierre forzado de las operaciones de "carry trade"). Si trascartón el costo del dinero a 10 años no salió disparado hacia arriba, es porque la búsqueda de la seguridad que brindan los treasuries y el creciente convencimiento de que la Fed reducirá sus tasas de referencia en medio punto el próximo día 11 (hoy el Banco Europeo anunciaría que mantiene sus tasas fijas) llevaron la tasa a 3,88% anual. Alguien podría decir que luego de casi cinco ruedas consecutivas en suba, la merma del lunes (0,43%, a 13.314,57 puntos) es al menos bienvenida, pero verdad es que al ser otra vez los papeles financieros los que lideraron las bajas (los petroleros proporcionaron algún sustento, ya que mañana la OPEC anuncia sus nuevas "cuotas"), esto da pie para suponer que lo que tuvimos fue más parecido a la desconfianza, que una simple cuestión de ajuste de riesgo de carteras. De hecho, fueron más que fuertes ayer los rumores indicando que el Royal Bank of Scotland (que se sumó a cuatro municipios noruegos) estaría por anunciar pérdidas por más de u$s 4000 millones merced a su actividad especulativa en el nuevo mundo, lo que más que justifica que la LIBOR a 3 meses haya trepado en la víspera a 5,14% (recordar: negocios siempre hay).

Dejá tu comentario