Wall St.: debut K con financistas

Economía

Héctor Timerman, el cónsul general en Nueva York, se arriesgará por «terra incognita», como se leía en los antiguos mapas renacentistas, el próximo lunes. Acaso por primera vez, representantes del gobierno de Néstor Kirchner propondrán el análisis de la situación económica del país ante un público casi exclusivamente financiero. En la metrópoli de las finanzas, claro: Wall Street.

Hasta ahora, el oficialismo se aproximó con cautela a algunas sedes del empresariado norteamericano como el Council of the Americas. Pero este 10 de abril será la primera vez que intente seducir a un círculo más duro, el de los portfolio managers que se reúnen en la New York Society of Security Analysts (NYSSA): se trata de una entidad fundada por Benjamin Graham en 1937, integrada por 9.000 socios entre los que se cuentan los estudios de análisis y consultoría financieros más importantes de los Estados Unidos.

El Consulado convocó a un funcionario del área financiera del gobierno y desde Buenos Aires apostaron en Manhattan al director del Banco Central Arnaldo Bocco. Este ex militante del Frepaso tendrá que demostrar las virtudes del programa argentino en las buenas y en las malas: es decir, tanto cuando se le pregunte por la recuperación del crecimiento, la reconstrucción del sistema financiero y la atracción de los títulos de la deuda como cuando le pidan explicaciones sobre la incógnita energética, la política de transportes o la suspensión de exportaciones del producto más competitivo de la Argentina, como seguramente sucederá. En la concurrencia, hay que prever, serán predominantes los expertos en América latina.

Bocco no ocupará sólo las tres horas previstas para analizar el caso argentino en la sede del Consulado. Habrá explicaciones -acaso también preguntas- desde los costados. Estarán Conor O'Driscoll, de Meldrum Asset Management, el más célebre Fernando Losada, investigador del ABN AMRO y Joydeep Mukherji, de Standard & Poor's. El coordinador será uno de los funcionarios top de la NYSSA, Theodore Kim, quien preside el comité internacional de la institución.

El interés por las finanzas argentinas no necesita de demasiadas demostraciones si se tiene en cuenta la performance de sus papeles, sobre todo los atados a la inflación o al crecimiento, dos obsequios inesperados del industrialista Roberto Lavagna al mercado financiero. Sin embargo, Timerman toma un riesgo: es la primera vez que desde una oficina kirchnerista, como es su Consulado, se enfrenta a operadores de Wall Street después del default de la deuda pública (siempre que no se tomen en cuenta las reuniones para negociar la reestructuración de esa deuda).

Por eso la reunión del lunes es importante: anoche la NYSSA registraba varios cientos de interesados. Es cierto, el diplomático sedujo con otro «llamador»: habrá una degustación de vinos del país, un producto cada vez más apreciado en el mercado norteamericano (en especial en el financiero, donde se expanden los enólogos) a pesar de las dificultades que plantean desde Washington para facilitar su ingreso al mercado local.

Dejá tu comentario