Última semana de 2021

Edición Impresa

Como suele ocurrir en nuestro país, existe cierta sensación de estar transitando un largo impasse que nos permite sortear la realidad, hasta que esta -con lo bueno y lo malo- se nos venga encima. Pero llegamos a la última semana del año, donde -por tradición, no porque sea lógico- se tiende a comenzar a jugar con escenarios y proyecciones sobre lo que podría traernos el nuevo año. ¿Que pasará con las promesas de una jefatura de gobierno porteño, cada vez más apremiada de fondos que no tiene, sobre reacondicionar el microcentro para viviendas y turismo, un microcentro en el que los homeless superan hoy y por mucho, a los de saco y corbata? Y de ahí: ¿que pasara con los bancos, que impedidos de girar sus ganancias al extranjero decidieron hace unos años convertirlas en activos, mudando sus casas centrales a edificios de última generación, solo para que hoy se conviertan en cascaras vacías, que la ola de teletrabajo promete nunca llenar? En otro orden: los tiempos legales sugieren, por caso, que los cuestionamientos judiciales contra la actual Vicepresente y el último Presidente deberían, sino resolverse, al menos entrar en un camino de mayor certidumbre. Esto implica una menor presión para los involucrados y por ende más tiempo para seguir sus objetivos personales y políticos, con las consecuencias que esto traiga para el resto de los ciudadanos (en finanzas los riesgos no se eliminan, se trasladan; en este caso, de los políticos involucrados a la gente). Las preguntas, en especial para los inversores, son muchas y de todo tipo, mientras las certezas son pocas. Desde lo estrictamente bursátil, por caso, los meses de enero han tendido a ser ganadores (en dólares libres) para el Merval el 57% de las veces desde 1986, con un rendimiento promedio de 2.45% (media de 1.63%), que desglosado entre aquellos que fueron alcistas y los que fueron bajistas, nos muestran un resultado de 10.6% frente a -8.8%. Si lo pensamos como una cuestión de ranking, enero habría sido históricamente algo así como el cuarto (entre el tercero y quinto, dependiendo de la métrica) mejor mes del año para tener acciones. ¿Nos sirve esto? No sabemos. Lo que vale es nuestra acostumbrada aclaración que los números. Pasando rueda de ayer, el S&P Merval cedió 0.33% a 84570.45 puntos, con un operado de $871 millones, (26% abajo del diario del año, reflejando la falta de entusiasmo) repartido entre 25 alzas, 9 sociedades sin cambio y 32 en baja. Frente a esto, los principales ADR ganaron en promedio 1.86%, con 16 alzas y 5 bajas.

Dejá tu comentario