Acorralados

Edición Impresa

En medio de la conmoción por los ataques en Bélgica, la imagen de un niño refugiado con un cartel en el que pide perdón por lo ocurrido en Bruselas recorrió el mundo. La foto fue capturada en una protesta por la situación en Idomeni, Grecia, donde ayer otro migrante se prendió fuego a lo bonzo para reclamar la apertura de la frontera con Macedonia. La situación es dramática para quienes huyen de Medio Oriente, ya que cada atentado exacerba a los grupos xenófobos europeos.

Dejá tu comentario