Acusan a Rajoy de cobrar dinero negro (hay pedidos de renuncia)

Edición Impresa

Madrid - El presidente del Gobierno español y líder del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, se vio implicado ayer directamente en el escándalo de corrupción que sacude a su partido tras publicarse nuevos documentos en los que aparece su nombre entre los receptores de sobresueldos.

A pesar de que el PP negó "rotundamente" la "veracidad" de los documentos manuscritos publicados por el diario El País bajo el título "Los papeles secretos de Bárcenas" -en referencia al extesorero del PP procesado por evasión fiscal-, la revelación dejó a Rajoy en una situación muy comprometida.

Cientos de personas se concentraron anoche frente a la sede del PP en la calle Génova al grito de "dimisión", dando cuenta de lo corrosivo que resulta un escándalo de corrupción de gran envergadura como éste en momentos en que el liderazgo político involucrado exige a la población sacrificios y un ingente ajuste, que se traduce en un índice de desempleo general del 26% y del 55% entre los jóvenes de 18 a 25 años.

"El máximo líder de la oposición, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, exigió a Rajoy que dé la cara y que responda "sí o no" a dos preguntas claras: ¿cobró esos sueldos?, y, si lo hizo, ¿en blanco o en negro? "No es un caso normal de corrupción porque, de ser cierta esa información, implica directamente al presidente del Gobierno de España", afirmó el secretario general del Partido Socialista (PSOE).

"Si lo del medio de comunicación es verdad, Rajoy debería dimitir y convocar elecciones anticipadas", dijo más determinante el líder de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara.

Con el agua hasta el cuello a raíz de los acontecimientos de las últimas horas, Rajoy se limitó a convocar una reunión extraordinaria de la cúpula del derechista PP para mañana.

La manuscritos publicados por El País de la "contabilidad B" del PP confirman la información que reveló hace dos semanas el diario El Mundo sobre el pago de sueldos en negro a parte de la cúpula del PP, aunque este último periódico decía que Rajoy no aparecía como receptor de los "sobres", si bien estaba al tanto.

La documentación corresponde a la contabilidad interna que manejaron Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas, tesoreros del PP entre 1990 y 2009, bajo parte del Gobierno de Felipe González, el de José María Aznar (1996-2004) y el de José Luis Zapatero (2004-2011), en la que están reflejados los pagos periódicos, trimestrales o semestrales, a toda la cúpula del partido (secretarios generales y vicesecretarios generales).

En esas cuentas aparecen los nombres del actual presidente Mariano Rajoy y su secretaria general, María Dolores de Cospedal, de los exvicesecretarios Rodrigo Rato y Jaime Mayor Oreja, así como los exsecretarios Francisco Álvarez Cascos, Javier Arenas y Ángeles Acebes.

En las notas consta que Rajoy recibió pagos semestrales de 2.100.000 pesetas o trimestrales de 1.050.000 pesetas que a partir de 2002 son 12.600 euros cada seis meses o 6.300 euros trimestrales, con una cantidad fija al año que asciende a los 25.200 euros.

En los manuscritos figuran también las entradas de dinero donaciones y otros pagos- realizadas por varios empresarios, tres de los cuales están imputados en la trama de corrupción Gürtel destapada en 2009 y que pagaba comisiones a la cúpula del PP a cambio de contratos públicos, principalmente en las regiones de Madrid y Valencia.

Tras conocer la publicación de los documentos, el PP emitió un comunicado desmintiendo la información, al igual que Bárcenas y Lapuerta. Luego, en pleno revuelo, no fue Rajoy sino su número dos en el PP, María Dolores de Cospedal, quien salió a responder a la prensa. "La contabilidad del PP es única, clara, transparente y sometida al Tribunal de Cuentas", aseguró.

En una peligrosa huida hacia adelante, De Cospedal expresó la "indignación" de su partido por lo publicado y anunció "demandas" para "desmentir las insinuaciones sobre comportamientos no honorables" en el PP.

"No voy a entrar en el contenido de los papeles porque les niego la veracidad completa". No obstante, indicó que "algunas actividades parece que sí, que se han producido", sostuvo en referencia a una partida que recoge la devolución de un préstamo a Pío García Escudero en 2000 y que el propio presidente del Senado reconoció.

La información salió a la luz después de que la Justicia española descubrió que el extesorero del PP Luis Bárcenas, procesado por evasión fiscal en el marco de la causa de corrupción Gürtel, había acumulado hasta 22 millones de euros en Suiza. Se sospechaba que parte del dinero, más de 10 millones, había sido regularizada a través de la amnistía fiscal aprobada por el Gobierno de Rajoy en 2012, algo que el propio Bárcenas confirmó ayer a la Justicia.

En medio del escándalo, el presidente del Gobierno anunció la semana pasada una auditoría interna y otra externa en su partido para despejar cualquier duda de ilegalidad. Recientemente, Rajoy acudió también al Congreso de los Diputados, donde ofreció al resto de las fuerzas políticas acordar un plan anticorrupción, pero se negó a abordar el caso de corrupción en el PP en profundidad.

Agencias Télam, AFP, Reuters y DPA, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario