Admite ahora Trump que compró el silencio de una actriz porno

Edición Impresa

La mujer, apodada Stormy Daniels, recibió 130.000 dólares para no revelar el “affaire” que había mantenido con el mandatario cuando este ya estaba casado con su actual esposa. El pago se hizo en plena recta final de las elecciones de 2016.

Washington - El presidente estadounidense, Donald Trump, admitió ayer que le "reembolsó" a su abogado el pago de un acuerdo con la estrella porno Stormy ("Tormentosa") Daniels, cuyo silencio sobre su relación con el actual mandatario se había comprado.

Trump escribió una serie de tuits que contradicen sus negaciones anteriores sobre un pago a Daniels. Fue luego de que el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, miembro de su equipo legal, asegurara que el mandatario le devolvió a su abogado Michael Cohen los 130.000 dólares que este le había abonado a la actriz.

Cohen "recibió un anticipo mensual, que no provenía (de los fondos) de la campaña y no tenía nada que ver" con esta "a través de un reembolso", tuiteó el Presidente.

La actriz, cuyo verdadero nombre es Stephanie Clifford y que alega haber mantenido una relación íntima con Trump de 2006 a 2007, cuando ya estaba casado con Melania, presentó una demanda en Los Ángeles para que ese acuerdo de confidencialidad sea declarado inválido.

"El acuerdo fue utilizado para detener las acusaciones falsas y chantajistas hechas por ella sobre un romance, a pesar de que ya había firmado una carta detallada admitiendo que no había (habido) ningún romance", añadió Trump. "Antes de que fuera violado por la señora Clifford y su abogado, se trataba de un acuerdo privado. El dinero o las contribuciones de la campaña no jugaron ningún rol en esta transacción", buscó aclarar.

Clifford firmó el acuerdo de silencio días antes de las elecciones presidenciales de noviembre de 2016, que ganó Trump.

Dichos contratos, que son legales, son usados con frecuencia por hombres poderosos para silenciar romances, denuncias de acoso laboral o incluso abusos sexuales.

"Estos acuerdos son muy comunes entre las celebridades y las personas de fortuna. En este caso, está en plena vigencia y será utilizado en Arbitraje por daños y perjuicios contra la señora Clifford", aseguró Trump en otro tuit.

El 5 de abril, Trump había contestado un "no" rotundo cuando se le preguntó si sabía sobre el pago realizado por su abogado e incluso había asegurado que desconocía los motivos. "Deberá preguntarle a Michael Cohen. Michael es mi abogado", había dicho.

Consultado sobre si sabía de dónde había provenido el dinero, Trump dijo a los periodistas en el Air Force One: "No, no sé".

El grupo de vigilancia Common Cause presentó una demanda federal en enero, argumentando que el pago puede haber violado las reglas de financiación de campaña, dado que es una contribución destinada a evitar informaciones perjudiciales en la prensa.

El miércoles Giuliani, quien recientemente se sumó al equipo de abogados de Trump, había informado del reembolso a Cohen por parte del mandatario, en declaraciones a la cadena Fox News.

Agregó que ese pago no representó una violación de las normas que rigen la financiación de las campañas políticas, porque "no se trataba de dinero de campaña". "Fue perfectamente legal", le dijo al presentador Sean Hannity.

En una entrevista con The Wall Street Journal, Giuliani dijo además que Trump "probablemente no estaba al corriente" en el momento del pago realizado por Cohen, dada la preocupación de este último por "resolver el caso de una manera discreta".

Giuliani aseguró disponer de documentos que demuestran que Trump reembolsó el dinero al abogado, lo que, afirmó, "elimina la posibilidad de vulneración de financiamiento de campaña".

"Algún tiempo después del fin de la campaña, organizaron un reembolso, 35.000 dólares el mes, procedentes de la cuenta personal de su familia", dijo Giuliani al NYT, precisando que Trump entregó a Cohen entre 460.000 y 470.000 mediante este método para reponer la suma pagada a la actriz porno además de los "gastos adicionales".

"Habíamos advertido meses atrás que se iba a demostrar que el pueblo estadounidense fue engañado sobre el pago de los 130.000 dólares y acerca de lo que sabía Trump", reaccionó en Twitter el abogado de la actriz, Michael Avenatti. "Todo estadounidense, no importa cuáles sean sus opiniones políticas, debería sentirse escandalizado", agregó.

Daniels presentó además una querella contra Trump el lunes por difamación después de que este negara su afirmación de que había sido amenazada por un hombre que lo representaba en 2011.

Por su parte, Cohen tiene también sus propios problemas legales. El FBI allanó su hogar y su oficina a principios de abril y confiscó documentos y otros materiales en conexión con una investigación criminal.

Agencias AFP, DPA y Reuters

Dejá tu comentario