24 de abril 2015 - 00:00

Admitió Obama muerte de dos rehenes por ataque con drones

Barack Obama, atribulado ayer ante la prensa en la Casa Blanca.
Barack Obama, atribulado ayer ante la prensa en la Casa Blanca.
Washington - EE.UU. mató "accidentalmente" a dos rehenes occidentales en enero pasado en una operación contra Al Qaeda en Pakistán, un hecho que el presidente Barack Obama lamentó ayer al asumir "toda la responsabilidad" y que reabre el debate sobre el polémico programa de ataques con drones que dirige la CIA.

Serio y con rostro apesadumbrado, Obama ofreció una breve declaración en la sala de prensa de la Casa Blanca en la que lamentó "profundamente" lo ocurrido y transmitió sus condolencias a las familias de los dos fallecidos, el estadounidense Warren Weinstein y el italiano Giovanni Lo Porto, ambos rehenes de Al Qaeda.

"Como presidente y comandante en jefe, me responsabilizo totalmente de todas nuestras operaciones antiterroristas, incluida la que involuntariamente se cobró la vida de Warren y Giovanni", afirmó Obama.

Weinstein, cautivo desde 2011, y Lo Porto, desde 2012, eran trabajadores humanitarios en Pakistán.

Según la Casa Blanca, ambos murieron "accidentalmente" en enero en una operación antiterrorista de EE.UU. que estaba dirigida contra un complejo de Al Qaeda localizado en una región fronteriza con Afganistán.

"Creíamos que era un complejo de Al Qaeda, que no había civiles presentes y que capturar a esos terroristas no era posible", explicó Obama al indicar que ordenó desclasificar y divulgar públicamente lo ocurrido porque las familias de los dos rehenes fallecidos "merecen saber la verdad". Las familias de Weinstein y Lo Porto serán, además, indemnizadas.

En ese operativo también falleció "al menos" un líder de Al Qaeda, el estadounidense Ahmed Farouq, y en otro ataque, también en Pakistán y en enero, perdió la vida el también estadounidense Adam Gadahn, "destacado miembro" de la red terrorista.

Aunque tanto Farouq como Gadahn eran miembros de Al Qaeda, ninguno era el objetivo de los ataques y las autoridades de EE.UU. desconocían su presencia en los lugares donde se desarrollaron los operativos, según el portavoz de Obama, Josh Earnest.

Todas estas muertes admitidas ayer ocurrieron como resultado de ataques ejecutados con drones (aviones no tripulados), según afirmaron bajo anonimato funcionarios estadounidenses.

Sobre el programa secreto de ataques con drones que gestiona la CIA, defendido tanto por Obama como por el actual director de la agencia de inteligencia, John Brennan, Earnest dijo que es "crucial para la seguridad" de EE.UU. y sus ciudadanos.

Se critica, sin embargo, la falta de información sobre las bajas civiles que provoca. Según estimaciones privadas, EE.UU. realizó 362 ataques secretos con drones en Pakistán, un centenar en Yemen, una decena en Somalia y otros tantos en Afganistán.

Mientras, en un comunicado, la viuda del rehén estadounidense fallecido, Elaine Weinstein, tildó de "decepcionante" e "inconsistente" la asistencia que recibió del Gobierno de Obama durante los tres años y medio en que su marido estuvo cautivo.

Agencias EFE, AFP y Reuters

Dejá tu comentario