Afirmado en la defensa

Edición Impresa

Si algún aspecto queda rescatable, para dos ruedas de nuestro mercado que dejaron saldos con sabor a nada, es probable que esto pase por mantener una línea defensiva que impidió brechas bajistas de notoriedad. Y, de paso, cierta capacidad para poder solventar los «baches» en que se cae a lo largo del desarrollo. Ayer, cuando se tocó mínimo en «2.425» puntos -desde cierre previo en los «2.441»- y obturar el derrame, hasta casi retornar al punto de partida con «2.439» unidades. Nada más que el 0,22 por ciento de rebaje. Con ello, se mantiene caminando sobre el alambre del rendimiento en 2012, buscando permanecer en la superficie -al menos, la nominal- y propensos a volver a decaer al negativo nuevamente.

A medida

«Si no se puede ganar, importante es no perder...» (dicen los fáciles eslóganes de los futbolistas) y sin pertenecer al decálogo bursátil, le queda a la medida para lo que se está viendo. El lunes, las acciones locales -en Nueva York- sufrieron bastante, pero el reflejo fue bien neutralizado en Buenos Aires. En una jornada donde a los europeos les fue mal, con ganas, el Dow se sostuvo en la pérdida mínima y el indicador de San Pablo fue excepción, pudiendo ganar con el 0,8 por ciento. Las diferencias entre especies fueron de «29» aumentos, por «40» en baja, dentro de un ritmo de negocios regulado en la zona de los 34 millones de pesos. Ahora, afuera, todos se cuelgan de ciertos dichos de la Fed -ambiguos, como siempre- y quizás resulte la «carta» que alimente la ración de optimismo global, que faltó en la mesa de ayer. La Bolsa, en el búnker.

Dejá tu comentario