Agroindustria pide contención de la inflación y baja de costos

Edición Impresa

• EMPRESARIOS DEL SECTOR PLANTEARON LOS DESAFÍOS PARA GANAR COMPETITIVIDAD
Con la mirada puesta en sumar exportaciones y ganar mercados de calidad, el sector analizó la coyuntura y evidenció la necesidad de mejorar los márgenes y alivianar la presión impositiva.

Si hay dos cuestiones que se repiten sin parar en todo evento / charla / congreso del sector agroindustrial argentino, estas son, sin lugar a dudas, "la necesidad de sumar competitividad" y casi a la par "¿cómo hacemos para ser el supermercado del mundo?, tal como planteó hace ya un tiempo el presidente de la Nación la iniciar su gestión.

Lo cierto es que ambas cuestiones son muy amplias y dependen de un sinfín de variables pero en líneas generales la agroindustria local reclama baja de los costos y contención de la inflación para salir a abastecer al mundo de alimentos con mayor valor agregado. Esto quedó planteado ayer en un seminario organizado por RIA Consultores y que contó con la participación de funcionarios y empresarios.

En este contexto el subsecretario de Agricultura del ministerio de Agroindustria de la Nación, Luis Urriza, fue contundente y quizás en una sola frase resumió la política del Gobierno para fomentar las exportaciones con mayor valor agregado: "La competitividad no la vamos a lograr a través del tipo de cambio, vamos en otra dirección porque la salida exportadora debe ser real y sostenida en el tiempo y en eso estamos trabajando, en implementar reglas de juego claras para todo el sector".

En tanto, Roberto Domenech, presidente del Centro de Procesadoras Avícolas detalló: "Hoy lo fundamental es controlar la inflación, de enero a junio de este año tuvimos un dólar quieto con una inflación de alrededor del 10%, de esta manera nuestros costos en dólares aumentaron entre el 6 y 7%. Es inaudito explicarle a un comprador un aumento del 7% por esta cuestión interna, así es que no quedó otra que absorberlo nosotros".

Por su parte Diego Cifarelli, presidente de la Federación de la Industria Molinera hizo foco en una cuestión particular pero que comparte con el resto del sector empresarial: "Al Estado le pedimos obras de infraestructura y devolución de impuestos para ser competitivos porque hoy seguimos siendo caros en dólares", explicó.

El dirigente puso como ejemplo que exportar una tonelada de harina de trigo desde la Argentina es casi 20 dólares más caro que hacerlo por el puerto de Montevideo. "Es indispensable salir al mercado de ultramar con menores costos", agregó.

A su turno Darío Panattieri, responsable de exportación de Ecocarnes, hizo una semblanza del sector frigorífico que hoy apuesta a recuperar el terreno perdido pero para esto necesita mejores márgenes. El industrial detalló entonces que el 85% de sus costos de producción están atados al precio de la hacienda, que respecto a Uruguay y Paraguay es similar pero en comparación a Brasil es mucho más cara.

Del 15% restante de los costos, el 80% corresponde a la mano de obra, mientras que en Brasil representa el 40% y en México el 60%: "Entendemos que la reforma fiscal y laboral viene a solucionar algunas de estas cuestiones", agregó el empresario quien también llamó a toda la industria a trabajar seriamente para combatir la informalidad.

Dejá tu comentario