Ahora dudan de Urtubey como presidente de la UIA

Edición Impresa

La gran difusión pública que tuvo la semana pasada la noticia de que José Urtubey sería el próximo presidente de la Unión Industrial Argentina le jugó en contra y hoy su nombramiento tambalea.

El problema (basado sólo en parte en la idea de que con su asunción se politizaría la central fabril, dado que se trata del hermano del gobernador de Salta) comenzó después de que la lista Celeste y Blanca lo confirmó como su candidato. Esto en teoría le aseguraba la presidencia de la UIA ya que existe un pacto de alternancia en la entidad para ocupar ese puesto cada dos años. El actual mandato es de "Industriales", personificado en José Ignacio de Mendiguren. Pero ese grupo, que hace una semana aseguraba apoyar a Urtubey, hoy amenaza con no aprobar su nombramiento. En rigor, el actual presidente coquetea con la idea de seguir por un año más en la UIA.

Si el proceso se hubiera desarrollado como debía, mañana se haría el anuncio de que José Urtubey, presidente de Celulosa Argentina, será a partir de abril el nuevo titular de la UIA. Pero esto no sucederá, al menos no será mañana. La reunión en la que "Industriales" analizaría al candidato de la Celeste y Blanca no se llevará adelante hoy, sino el 9 de abril, según aseguraron a este diario fuentes de ese grupo. Ese día, la entidad debería tener ya un nuevo presidente.

Además del cambio de fecha de la reunión, hay un cambio de clima entre los empresarios. Ya no hay un ambiente de aceptación y aprobación, sino de malestar y crítica.

Urtubey llegó a candidato a presidir la UIA dentro del grupo Celeste y Blanca, y fogoneado principalmente por Federico Nicholson, de Ledesma. Antes de que surgiera su nombre, se habló del de Daniel Funes de Rioja, presidente de la Copal, quien, aunque es un hombre fuerte dentro de la UIA, nunca fue un candidato real y él mismo se encargó de difundirlo.

En cambio, Urtubey deseaba el puesto. Y su juventud (tiene 38 años) era vista como una condición positiva dentro de la entidad. Desde el principio, el hecho de que se tratara del hermano del gobernador de Salta era un condicionamiento polémico para los "Industriales", que creen que los vaivenes de la relación entre la Presidente y el funcionario salteño se trasladarían a la central fabril. Esto podría ser complejo en un año eleccionario. Algo similar sucedió cuando se tentó a Miguel Acevedo (de Aceitera General Deheza y cercano a Carlos Urquía) para candidatearlo a presidente de la entidad. La cercanía con la política no era conveniente.

Hoy la relación entre la UIA y el Gobierno timonea en aguas tranquilas. De Mendiguren intenta, con éxito, no generar enfrentamientos aún cuando la industria atraviesa fuertes dificultades vinculadas a la inflación y las trabas en el comercio exterior. Por eso, cree que puede mantenerse en el cargo un año más sin inconvenientes, incluso si esto rompe con el pacto de alternancia de la entidad.

Dejá tu comentario