Ala económica festejó que se “salvaron” $40.000 M del gasto

Edición Impresa

• LOS DATOS LLEGARON HASTA WASHINGTON Y GENERARON TRANQUILIDAD
Es el dinero que, de piso, debía dejar este año de ahorro fiscal la aplicación de los ajustes en las tarifas de servicios públicos y transporte.

El ala económica "monetarista" del Gobierno respiró ayer tranquila. Sus integrantes, casi en su totalidad, están en Washington participando de la Asamblea de Primavera del FMI y recibieron con alivio la novedad de que el acuerdo cerrado con los aliados políticos del macrismo no implicaba una modificación en el ajuste tarifario, sino la aplicación de un plan de pagos en cuotas. Con esto se salvó, según los números del cálculo fiscal que se realizó en el Ministerio de Hacienda de Nicolás Dujovne, el verdadero fin de la aplicación del ajuste tarifario concentrado en el primer trimestre del año, y que suma entre 30.000 y 40.000 millones de pesos de ahorro. Ese dinero es el que el Gobierno se ahorrará en subsidios a los servicios públicos (tanto energéticos como agua y transporte); y sería el que debería haber conseguido para este año si finalmente el ajuste tarifario se retrotraía a diciembre del año pasado. Desde el costado "monetarista" del macrismo, se festejaba así que este año se podrá continuar defendiendo la meta autoimpuesta de déficit fiscal de 3% del PBI (en el Presupuesto figura 3,2%), y que incluso puede ser aún menor. El número de subsidios a los servicios públicos aún impacta: este año superará los $250.000 millones, y el Gobierno sabe que este será el último año en el cual podrá hacer un fuerte ajuste en su reducción. En 2019 deberá revalidar sus títulos electorales y no habrá margen para ajustes como el que Mauricio Macri y su gabinete está defendiendo para este año. El desafío para el equipo económico es ahora mantener la meta de inflación para todo 2018 por debajo del 20% y que el pago en cuotas de la tarifa de gas no imponga una base de 0,5% en el cálculo inflacionario mensual entre mayo y octubre. El temor de los "monetaristas" es que se pierda el efecto buscado para el primer cuatrimestre del año, período en el cual deberían haberse concentrado todos los incrementos tarifarios; y que el panorama para el resto de 2018, al menos en este capítulo quede despejado. Las proyecciones originales apuntaban a que el Gobierno podría mostrar para mayo una reducción importante en la evolución del IPC que mide el INDEC, y que hacia el segundo semestre de 2018 el incremento mensual se ubicaría en 1% promedio. Sólo así sería creíble la meta aún secreta por el oficialismo, y que habla de un alza inflacionaria para todo el ejercicio de entre 18% y 20%. El temor que hay ahora con el acuerdo con los aliados del oficialismo y que permite el pago en cuotas de las tarifas del gas es que los aumentos vayan desplegándose mensualmente durante el año, y que el impacto inflacionario (por cuestiones más psicológicas que técnicas) se sostenga en un piso constante hasta, por lo menos, octubre.

El equipo económico casi a pleno siguió desde Washington de cerca las negociaciones de ayer en la Casa Rosada. El miércoles se les había asegurado que no habría cambios en la meta fiscal y que cualquier tipo de discusión con los aliados políticos circularía por la posibilidad de pagar en cuotas el incremento. Pero nunca reducir el ajuste. En total, el ahorro fiscal que el Gobierno necesita para este 2018 debe llegar según el Presupuesto aprobado para este año a 3,2% del PBI. Serían unos 140.000 millones de pesos los que deberían provenir en su mayor parte de la reforma tributaria e impositiva y la reducción de los subsidios a los servicios públicos que diseñó para este año el ministro de Energía, Juan José Aranguren. Unos 100.000 millones provienen de las leyes que, con mucho esfuerzo, logró aprobar el Gobierno en el Congreso y que en marzo comenzaron a aplicarse con los ajustes jubilatorios y los aumentos impositivos, comenzando por renta financiera para no residentes y el IVA a los servicios por internet. Hacia el segundo semestre, el ajuste previsional debería jugar su parte. Para el primer cuatrimestre del año debía comenzar a operar la baja en los subsidios.

Dejá tu comentario