Algunos lesionados complican a Löw

Edición Impresa

Mesut Özil y Lukas Podolski no se entrenaron con la selección alemana, medida que la Federación de Fútbol de Alemania (DFB) calificó, sin embargo, sólo de «precaución» de cara al partido de mañana contra Argentina. La actuación de ambos mediocampistas en los cuartos de final frente a la «albiceleste» no está en peligro, aseguró la federación.

Podolski, volante ofensivo de Colonia, ya había faltado el miércoles a los entrenamientos por molestias musculares. El delantero Cacau, que sufre un desgarro en el abdomen y no jugó ya contra Inglaterra en octavos, también sigue sin entrenarse. La decisión de si el atacante de Stuttgart puede jugar ante Argentina se conocerá hoy.

«Ambos equipos son los suficientemente fuertes como para ganar el partido. No será un partido fácil, seguramente será duro, con muchos duelos, pero también de un buen juego para los espectadores», aseguró el delantero Miroslav Klose, quien jugará su partido N°100 con la camiseta germana. Para el experimentado atacante, las acusaciones cruzadas entre argentinos y alemanes pertenecen al juego previo al partido: «Siempre hay una provocación, lo mismo pasó con Inglaterra. La respuesta correcta puede darse siempre con goles y una victoria». La selección germana se trasladó anoche de Pretoria a Ciudad del Cabo, donde disputará el pase a semifinales en Sudáfrica.

En tanto, el secretario general de la DFB, Wolfgang Niersbach, anunció que este mes se dará a conocer la decisión sobre quién será el técnico de la selección, más allá del resultado del Mundial. El primer partido de los germanos después de Sudáfrica será el 11 de agosto en Dinamarca. «No jugaremos en Copenhague con una solución interina», explicó Niersbach. «Eso significa que en julio tomaremos la decisión», aseguró.

El contrato de Joachim Löw termina al finalizar el Mundial y la discusión sobre una extensión del mismo fue postergada a comienzos de este año, en medio de acusaciones mutuas. Según Niersbach, más allá del resultado del choque de cuartos, la labor de Alemania representó un éxito para la DFB. La federación cuenta con una ganancia de 500.000 euros. Si Alemania gana el título ingresarían entre tres y cuatro millones de euros.

Dejá tu comentario