ADN en 2022: la centralidad en el cliente, transformación digital y la gestión de datos

Edición Impresa

La pandemia nos deja muchos aprendizajes, aun en contextos de crisis podemos ser resilientes e innovadores, seguir ofreciendo a los clientes productos y servicios que los acompañen en sus necesidades. Esto trajo aparejado importantes índices de satisfacción lo que nos demuestra que estamos en el camino correcto.

Este año nos deja un balance muy positivo. En este sentido, lanzamos CuentaChat, una solución innovadora de Itaú para realizar operaciones bancarias 100% digital, que permite sacar una cuenta muy rápidamente, operar de forma simple, segura y desde cualquier punto del país. Incrementamos en un 30% la base total de nuestra cartera de clientes. Este desarrollo es una experiencia que transforma el modo de vincularse con el banco, y promueve la inclusión financiera de muchas personas que aún no estaban bancarizadas.

Fortaleciendo

Nuestro objetivo para el 2022 es seguir creciendo y fortaleciendo el vínculo con las empresas y sus negocios, poniendo al cliente en el centro de nuestras acciones. Consolidaremos la transformación de la banca digital y el modelo de relacionamiento en el que la tecnología y la digitalización serán los principales pilares.

El modelo de banca ya está teniendo características híbridas, en el que la atención remota, aunque no por esto menos personalizada, cobra mayor relevancia. Los números hablan por sí solos, hoy visitan las sucursales un tercio del volumen de clientes que habitualmente lo hacían y su digitalización se ha multiplicado por 3. En este modelo, conviven servicios que el banco puede ofrecer de manera presencial o virtual, con un cliente cada vez más digital, acostumbrado a alternar entre todos los canales disponibles.

La clave es cultural, y está atravesada por 3 ejes principales que seguirán siendo nuestro ADN en el 2022: la centralidad en el cliente, la transformación digital y la gestión de los datos.

Desde Itaú impulsamos la inclusión financiera incentivando la bancarización y la digitalización. En este sentido, la educación financiera es un pilar transformador clave, que permiten un cliente cada vez más informado y activo en el sistema.

Temas

Dejá tu comentario