30 de abril 2015 - 00:00

Arrecia Obama en sus críticas a la violencia policial

En Baltimore se realizaron nuevas protestas pacíficas en contra de la brutalidad policial, en tanto que el presidente Barack Obama instó a los cuerpos policiales a no proteger a los efectivos que cometen crímenes.
En Baltimore se realizaron nuevas protestas pacíficas en contra de la brutalidad policial, en tanto que el presidente Barack Obama instó a los cuerpos policiales a no proteger a los efectivos que cometen crímenes.
Washington - El presidente de EE.UU., Barack Obama, pidió a los departamentos de Policía del país que, en lugar de "cerrar filas" en respaldo a los agentes que se comportan de manera inapropiada, les hagan rendir cuentas.

A esos cuerpos policiales "les interesa extirpar a las personas que no están haciendo lo correcto, que rindan cuentas los que hacen algo mal en lugar de la estrategia de cerrar filas que con demasiada frecuencia vemos que termina alimentando una mayor frustración", dijo Obama en el programa de radio de Steve Harvey.

Si esos departamentos quieren "crear un entorno más seguro para sus oficiales, tienen que construir más confianza" con las comunidades con las que interactúan diariamente, según el mandatario.

Obama ya había hablado el martes desde la Casa Blanca de la violencia y los disturbios que sacudieron el lunes la ciudad de Baltimore (Maryland), a raíz de la muerte de un joven negro bajo custodia policial.

En esta entrevista volvió a condenar con firmeza esos disturbios, que se saldaron con un total de 20 agentes heridos, y elogió la labor y la "moderación" de la Policía de Baltimore ante las protestas.

Poco antes del inicio del toque de queda, miles de personas se manifestaron anoche de forma pacífica en Baltimore. En otras ciudades del país, como Ferguson, Nueva York, Boston y Detroit, también se realizaron movilizaciones contra la violencia policial.

Dos mil miembros de la Guardia Nacional y otros mil policías patrullaron el martes las calles de Baltimore para tratar de evitar que se repitieran los violentos hechos del día anterior.

Tal como lo había hecho el martes desde la Casa Blanca, Obama volvió a insistir ayer en que, más allá de las protestas en Baltimore o de las vividas hace apenas unos meses por las muertes en Ferguson (Misuri) y Nueva York de dos hombres negros desarmados a manos de policías, hay que examinar las causas subyacentes del problema.

"Las comunidades en Baltimore que están teniendo estos problemas no son diferentes de las de Chicago, donde yo empecé a trabajar como organizador comunitario cuando me mudé allí. He visto esta película demasiadas veces antes", comentó.

Obama dejó entrever que no prevé visitar la ciudad, situada a una hora de Washington, en el corto plazo.

"Una vez que las cosas se hayan calmado, creo que será el momento de volver a Baltimore", apuntó.

Agencia EFE

Dejá tu comentario