Avanza en Mendoza ley que acelera divorcios y adopciones

Edición Impresa

Se trata de la reforma al Código Procesal de Familia, que llegó a la Legislatura con el apoyo de todos los sectores políticos.

El oficialismo mendocino confía en aprobar antes de fin de año el nuevo Código Procesal de Familia y Violencia Familiar -sancionado esta semana por Diputados-, que consiste en acelerar los procesos de adopción y divorcio, como también que la Justicia intervenga en hechos de violencia en los hogares.

El proyecto enviado a la Legislatura por el gobierno de Alfredo Cornejo (Cambia Mendoza), fue acompañado por el voto unánime en la cámara baja cuyana. Sólo el Frente de Izquierda se abstuvo de votar algunos artículos correspondientes a la violencia de género, dado que consideran debe tratarse a parte y el justicialismo criticó la falta de presupuesto destinado a los juzgados abocados a estos hechos.

La propuesta del Ejecutivo contempla que los divorcios podrán realizarse entre 10 y 15 días, dependiendo de una decisión unilateral o bilateral. Además no será obligatorio justificar con pruebas la solicitud. En el caso de las adopciones, el proceso no podrá superar los 9 meses.

En los casos de violencia familiar habrá una comunicación directa del juez con las personas que intervienen en el proceso y no se le exigirá una denuncia penal a la víctima, además de que se le podrá requerir al juez que la identidad del denunciante sea reservada.

Los juzgados especializados de familia y violencia familiar deberán contar con guardias las 24 horas, los 365 días del año.

El proyecto tiene más de 220 artículos y fue consensuado con la oposición y con los propios jueces y abogados de ese fuero.

Completa el marco de resolución rápida de procesos que ya introdujeron las reformas en los códigos procesales penal y civil, recientemente sancionados por la Legislatura.

Para graficar la celeridad que tendrían los procesos, los autores ponen como ejemplo el régimen de visitas de hijos para padres separados, un trámite que suele tardar un año y medio. Quieren que, a partir de esta ley, se resuelva en seis meses.

El diputado radical Jorge Albarracín explicó que otra de las propuestas del Código es que haya un solo juez para resolver distintas situaciones del contexto familiar. "Hoy pueden intervenir muchos y es bueno que haya un solo magistrado que conozca la historia de la familia", subrayó.

La última palabra la tendrá el Senado, donde la relación de fuerzas que no suele favorecer al oficialismo, pero que por el tenor de este proyecto se espera una votación unánime.

Dejá tu comentario