27 de octubre 2014 - 00:00

BCE: 25 entidades europeas no superaron pruebas de solvencia

La presidenta del Consejo de Supervisión, Danièle Nouy, afirmó que los bancos tienen dos semanas para enviar un nuevo plan de recapitalización.
La presidenta del Consejo de Supervisión, Danièle Nouy, afirmó que los bancos tienen dos semanas para enviar un nuevo plan de recapitalización.
 Fráncfort - U n total de 25 bancos de la eurozona no superaron las pruebas de solvencia practicadas con el objetivo de restaurar la confianza en el sector bancario y asegurar su estabilidad, comunicó ayer el Banco Central Europeo. En los exámenes de los balances de 2013 y los tests de estrés efectuados a 129 instituciones bancarias de Europa fue detectado un déficit de capital de 25.000 millones de euros.

Sin embargo, la mayoría de los 25 institutos consiguió mejorar su provisión de capital en los meses pasados. Según el BCE, 12 de las 25 entidades aumentaron su capital en 15.000 millones de euros. Los 13 restantes requieren de unos 10.000 millones de euros en provisiones para poder sobrevivir.

Éstos tendrán tiempo hasta el 10 de noviembre para enviar a los supervisores europeos un plan de recapitalización, dijo la presidenta del Consejo de Supervisión del nuevo supervisor bancario único, Danièle Nouy. Los bancos tienen un plazo de seis meses para subsanar los problemas descubiertos en la revisión de los balances y uno de nueve meses para tapar los agujeros derivados de los tests de estrés. En caso de no conseguir el dinero en los mercados de capitales, los estados deberán asistirlos.

El vicepresidente del BCE, Vítor Constâncio, estimó que las pruebas arrojaron "resultados creíbles" y destacó que su objetivo es "asegurar que la recuperación económica no se vea dificultada por restricciones en la concesión de créditos por parte del sector bancario". "Un resultado importante de los tests es que la mayoría de los bancos podría superar un shock. Esto muestra la resiliencia del sistema", sostuvo el vicepresidente del BCE.

Los 25 bancos reprobados proceden de 11 países. Nueve instituciones de Italia acusaron déficits de capital. Los mayores desfases fueron detectados en el Monte dei Paschi di Siena (MPS), una entidad con problemas de larga data, y en la Banca Cariga. Según cálculos del BCE, el MPS necesita 2.100 millones de euros y la Banca Cariga otros 814 millones de euros.

En Chipre no aprobaron tres instituciones bancarias, al igual que en Grecia. Los dos principales bancos de Eslovenia y dos en Bélgica engrosan la lista de reprobados.

En España, donde fueron examinados 15 bancos, sólo uno, el Liberbank, suspendió una de las fases del examen, en la que evidenció un déficit de capital de 32 millones de euros, una cantidad relativamente baja en comparación con otras entidades europeas. El banco amplió ya capital para cubrir el desfase.

Por el lado de Alemania, el Münchener Hypothekenbank fue el único que no cumplió los requisitos, pero cerró la brecha en el transcurso de 2014, comunicó el Bundesbank. También figuran en la lista una institución de Austria, una de Francia, una de Irlanda y una de Portugal.

La Comisión Europea consideró que los resultados confirman la importancia de las reformas del sector financiero europeo, pero advirtió que aún hay camino por recorrer. "Nunca hubo una revisión tan completa, transparente y rigurosa de la salud de los bancos", dijo el comisario europeo de Mercado Interior y Servicios, Michel Barnier. "Estamos en la fase de fortalecer nuestro sistema bancario y los resultados de hoy ayudan a identificar las debilidades que aún persisten".

Unos 6.000 expertos del BCE, supervisores naciones y peritos externos examinaron los balances de los bancos hasta finales de 2013 en busca de agujeros o de créditos cuya cancelación no estaba asegurada. En los exámenes detectaron créditos con riesgo de impago por valor de 136.000 millones de euros. Esta suma eleva el volumen de créditos riesgosos en los balances de los bancos europeos a 879.000 millones de euros.

A la revisión de los balances se sumaron las pruebas de estrés. Los inspectores examinaron, por ejemplo, cuán probable es el impago de créditos inmobiliarios para un banco y las consecuencias de ello.

El BCE midió la resistencia de los bancos en escenarios económicos extremos para establecer si necesitan ampliar su capital para hacer frente a posibles pérdidas en base a riesgos asumidos por el banco, así como para hacer frente a posibles crisis futuras como la desatada por el colapso del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers hace seis años.

Estas pruebas son el paso previo a que el BCE asuma el 4 de noviembre su papel como supervisor bancario europeo, que tendrá control directo sobre 120 entidades del Viejo Continente.

Agencia DPA

Dejá tu comentario