Blindado: contradicciones en reconstrucción del asalto

Edición Impresa

Dos de los detenidos por el ataque al blindado ocurrido hace un año en el partido bonaerense de Escobar, y durante el cual asesinaron a dos policías, insistieron ayer, con algunas contradicciones en la reconstrucción del hecho, en que son inocentes y fueron rehenes de la banda.

Los investigadores realizaron ayer una reconstrucción parcial del asalto en el mismo lugar donde el 23 de noviembre del año pasado ocurrieron los hechos. Si bien los preparativos comenzaron antes, alrededor de las 10 se cortó el tránsito en el kilómetro 38 de la Colectora Este del Ramal Escobar de la Autopista Panamericana, en su cruce con la avenida Benavídez.

La pericia estuvo dirigida por el fiscal de Escobar a cargo de la causa, Facundo Flores, y contó con la activa participación de dos de los imputados, Manuel Carrizo y Raúl Díaz. Ambos acusados siempre plantearon como coartada ante la Justicia que ese día circulaban por la zona y la banda los tomó de rehenes cuando tuvo que abortar el robo al camión de caudales.

Una fuente judicial informó que ayer, durante la reconstrucción, ambos «se mantuvieron en sus dichos y dijeron ser víctimas y no cómplices de la banda». La versión de los acusados es que estaban viendo terrenos por la zona y circulaban en el Volkswagen Golf de Carrizo cuando fueron abordados por varios encapuchados que se habían bajado de un Volkswagen Gol Trend negro, que se averió durante el asalto y debieron abandonar.

Siempre según la versión de estos imputados, los asaltantes obligaron a Díaz a bajar del Golf, se subieron al auto y huyeron con Carrizo como rehén. Como el recorrido del Golf no fue captado en su totalidad por las grabaciones de las cámaras de tránsito que hay en la causa, el fiscal reconstruyó todos los movimientos de ese auto con la presencia de los imputados y de un testigo clave, el chofer de un camión que vio todos los movimientos de los imputados.

«Hubo muchas contradicciones entre ambos imputados y con la versión del testigo», comentó la fuente judicial. Durante la reconstrucción se emplearon algunos de los vehículos originales involucrados en el hecho y otros similares, y el rol del blindado lo cumplió una camioneta de la Policía Bonaerense. La reconstrucción fue grabada en video por peritos de Policía Científica, que también realizaron planimetrías.

El asalto al blindado de Escobar ocurrió el 23 de noviembre de 2010, cuando al menos 12 delincuentes que circulaban de sur a norte en cuatro autos interceptaron en el kilómetro 38 de la Autopista Panamericana a un camión de caudales del Banco Provincia que transportaba $ 19 millones y u$s 200.000 hacia la ciudad de San Nicolás.

La banda primero mató a los dos policías que manejaban los patrulleros que custodiaban al camión de caudales, Darío Fabián García y Rubén Fangio, y luego encerró y comenzó a disparar al blindado con la intención de robar el dinero, aunque huyó sin lograrlo.

Dejá tu comentario