18 de marzo 2009 - 00:00

Brasil: frigoríficos no logran acuerdo

Perdigao, uno de los mayores productores de carne de pollo y de cerdo de Brasil, confirmó ayer que mantuvo negociaciones para intentar asociarse con Sadia, el líder del sector en el país, pero que no llegaron a ningún acuerdo.
En un comunicado, Perdigao admitió que aunque mantuvo «discusiones preliminares para una eventual asociación», éstas no avanzaron, y aclaró que en este momento no hay ninguna negociación en curso.
Sadia ya había informado que mantenía negociaciones con «terceros» y que había discutido con Perdigao «algún tipo de asociación», pero sin llegar a un acuerdo.
La confirmación de las negociaciones provocó una fuerte subida de las acciones de ambas empresas en la Bolsa de Valores de San Pablo.
Sadia y Perdigao, dos de los mayores productores y exportadores de alimentos del país, confirmaron las negociaciones para asociarse en momentos en que el Gobierno brasileño discute medidas de apoyo a los productores de carnes, que se encuentran entre los más afectados por la crisis financiera internacional. En una reunión ayer en la Comisión de Agricultura del Senado, el presidente de la Asociación Brasileña de Frigoríficos (Abrafrigo), Péricles Salazar, aseguró que unas 50 de las cerca de 750 empresas productoras de carnes del país ya cerraron sus puertas o paralizaron la producción.
El líder empresarial explicó que esa crisis es consecuencia de la falta de crédito y de la caída de la demanda internacional, y que al menos 15.000 personas han perdido sus empleos en los frigoríficos en los últimos meses.
Asociación
Según versiones de prensa, afectados por la crisis, Sadia y Perdigao negocian una posible asociación que les permita reducir los costos, acceder a créditos y aprovechar conjuntamente sus plataformas de exportación.
Las dos empresas disputan el liderazgo en la producción y exportación de carne de pollo y porcina en Brasil, país que es el mayor exportador mundial del primer producto y uno de los mayores abastecedores mundiales del segundo.
En 2006, Sadia llegó a lanzar, y tuvo que retirar por las respuestas negativas, una oferta hostil de compra del control de Perdigao por cerca de u$s 1.684 millones.
El objetivo de Sadia era crear una «sociedad histórica para disputar en igualdad de condiciones con competidores internacionales un sector estratégico para el país».
En la sesión de ayer de la Comisión de Agricultura del Senado, el ministro de Agricultura, Reinhold Stephanes, aseguró que el Gobierno está estudiando formas de ayudar a los productores de carnes y negó que pretenda lanzar un paquete de créditos para el sector.
Según el presidente de la Asociación Brasileña de las Industrias Exportadoras de Carne (ABIEC), Roberto Gianetti da Fonseca, el sector necesita urgentemente el apoyo del Gobierno, ya que las empresas tienen grandes dificultades para obtener créditos y renegociar sus deudas en un momento de caída de los precios de la carne en los mercados internacionales.

Dejá tu comentario