10 de diciembre 2015 - 00:00

Bueno: se reduce la caída del área sembrada con maíz

Es probable que en el curso de las próximas seis semanas los productores argentinos implanten entre 300.000 a 400.000 hectáreas más de maíz, que engrosarían las 2,6 millones de hectáreas pronosticadas antes de las elecciones generales. Es probable que en el curso de las próximas seis semanas los productores argentinos implanten entre 300.000 a 400.000 hectáreas más de maíz, que engrosarían las 2,6 millones de hectáreas pronosticadas antes de las elecciones generales.
Es probable que en el curso de las próximas seis semanas los productores argentinos implanten entre 300.000 a 400.000 hectáreas más de maíz, que engrosarían las 2,6 millones de hectáreas pronosticadas antes de las elecciones generales. Es probable que en el curso de las próximas seis semanas los productores argentinos implanten entre 300.000 a 400.000 hectáreas más de maíz, que engrosarían las 2,6 millones de hectáreas pronosticadas antes de las elecciones generales.
 El presidente Mauricio Macri genera mayor entusiasmo entre los productores locales, que ahora cuentan con fuertes incentivos para incrementar sus áreas de siembra. Las condiciones climáticas no resultan muy benignas para estas tareas por el exceso de humedad reinante, aunque este escenario va cambiando con el correr de los últimos días. El evento de la corriente de "El Niño" disminuyó las tareas de implantación en las dos últimas semanas de noviembre, particularmente en Córdoba, de acuerdo a los datos proporcionados por la Bolsa de Comercio de Rosario.

También se aguarda un incremento en la superficie a dedicar con maíz, recurriendo a híbridos de segunda, que permiten sembrarse más tardíamente que los convencionales, debido a los actuales precios internacionales, la quita de retenciones y la mejora en el tipo de cambio.

Estas razones llevan a pensar ahora en un incremento superior al 10% de cobertura de siembra de maíz en comparación con lo que se estimaba anteriormente. Es probable entonces que, en el curso de las próximas seis semanas, los productores argentinos implanten entre 300.000 a 400.000 hectáreas más, que engrosarían las 2,6 millones de hectáreas pronosticadas antes de las elecciones generales.

En Brasil, la posibilidad de un juicio político a la presidente de ese país generará inquietud en la cotización del real y, consecuentemente, se tranquilizará el flujo de ventas externas por parte de los productores locales.

La firmeza del dólar en el contexto internacional genera flojedad en las plazas de commodities por ser aquella la moneda en la que se expresa el valor de las materias primas. En lo que va del año, el sector más afectado por esta corrección fue el de energía, que acumula bajas del 38,5% en los futuros del "Brent", 38% en los futuros de gas natural, y del 34% en el WTI.

La avena, lo peor

En el rubro correspondiente a los granos, el cereal más castigado de enero a la fecha es la avena, que acumula pérdidas del 24%, seguido por el trigo con una merma del 19%. Con un quebranto algo más moderado le sigue el maíz, que declina un 12%, la harina de soja, con una merma del 13% y el poroto de soja, con una caída del 11,5%. La única excepción a esta tendencia ha sido la canola, que acumula ganancias de un 14% en lo que corre del año.

La FAO informó en su último reporte de coyuntura que los precios de las principales materias primas alimenticias declinaron en noviembre un 1,6% respecto a octubre. El índice de precios de los alimentos de la FAO fue de 156,7 puntos, lo que además implica un 18% de retroceso en relación con el registro de un año atrás.

Los cereales registraron una merma intermensual del 2,3%, gracias a la buena campaña registrada en los Estados Unidos, el mayor productor y exportador de maíz del mundo. Por su parte, los precios de los aceites vegetales que contabiliza la FAO cayeron en este mes un 3,1% con respecto a octubre, influenciado por los bajos precios de la energía y las perspectivas optimistas sobre la siembra y la producción de soja en Sudamérica y los EE.UU.

El índice de productos lácteos también cayó un 2,9% en este mes, lo que sugiere que los principales países importadores retienen stocks. También declinaron en noviembre los precios de la carne, en tanto que los del azúcar subieron fuertemente por tercer mes consecutivo.

En relación con las perspectivas productivas mundiales, la FAO expresó que la producción de cereales alcanzará los 2527 millones de toneladas, un 1,3% por debajo del récord alcanzado el año anterior. El principal motivo de esta revisión a la baja fue un pronóstico inferior sobre la producción de maíz en China. En relación con la demanda, el organismo internacional proyecta que en esta campaña 2015/16 de elevará el consumo mundial en un 1%, un ritmo de crecimiento algo más bajo que el de años anteriores, debido en parte a que los precios del petróleo frenan la demanda industrial de cultivos para biocombustibles. FAO proyecta el consumo total en 2529 millones de toneladas, lo que conllevará a una modesta reducción de las importantes reservas mundiales actuales.

(*) Director de Panagrícola

Dejá tu comentario