Cacerolas, marchas y contramarchas

Edición Impresa

El universo kirchnerista expuso ayer contradicciones respecto de la posibilidad de una contramarcha como reacción a las manifestaciones de la semana pasada. Mientras figuras como Fernando «Chino» Navarro, Edgardo Depetri y Andrés «Cuervo» Larroque se manifestaron contra la iniciativa, el secretario de Cultura Jorge Coscia se apegó al manual del oficialismo en momentos de duda y dobló la apuesta: «Nosotros también podemos copar la calle».

El funcionario se manifestó así en la inauguración de una muestra en homenaje a Néstor Kirchner en San Juan, en el Festival de Cine de Unasur. Lo escuchaba, muy cerca, el gobernador José Luis Gioja, quien luego respaldó sus palabras.

Ganar la calle

«Como la semana pasada hubo gente que salió a la calle a reclamar con consignas poco claras, queremos que sepan que nosotros también sabemos ganar la calle y lo vamos a hacer», sostuvo Coscia.

Al mismo tiempo, y a fin de no desentonar del todo, el funcionario aclaró que la intención no es realizar una «contramarcha» para defender al Gobierno sino que, explicó, «la calle habitualmente es el espacio de la militancia nacional y popular, que siempre lo ha hecho de manera pacífica».

Gioja
coincidió con la necesidad de «defender» la gestión del Gobierno ya que, según el mandatario, «es un modelo de política inclusiva que no tiene retorno».

«Defendamos el proyecto del que somos parte. Nadie se tiene que quedar con los brazos cruzados, ya que hay muchas cosas por hacer», sostuvo Gioja.

Por su parte Navarro, que coincidió en el acto con Coscia, se mostró ayer más cauto y descartó de plano que se lleve a cabo una contramarcha para defender al Gobierno: «Estamos en democracia y la gente tiene derecho a manifestarse. Está claro que hay que prestarle atención a esto, pero tampoco hay que sobreestimarlo. Nosotros sacamos casi el 55 por ciento de los votos y llevamos adelante un proceso transformador de la Argentina».

Dejá tu comentario