Campo pierde hasta u$s 11.600 millones por la sequía Campo pierde hasta u$s 11.600 millones por la sequía

Edición Impresa

 El sector agropecuario sufrió este año la pérdida de u$s 11.600 millones por el descenso en la producción debido a la sequía y la caída de los precios internacionales, pero hay buenas perspectivas para la próxima campaña. Según un informe de la consultora privada Ecolatina, los números son preocupantes ya que la economía no cuenta con el mismo escenario ni local ni internacional que en marzo de 2008, cuando se inició el conflicto con el sector.
El campo sufrió la peor sequía de las últimas siete décadas, generalizada a todas las regiones productivas, lo que implicó una fuerte reducción de los rendimientos de todos los cultivos y pésimas condiciones para la ganadería y la lechería.La producción de soja, trigo, maíz y girasol finalizará con 64,4 millones de toneladas, es decir, 24,8 millones menos que la campaña anterior, lo cual significa la peor caída desde 1970. La pérdida en toneladas en la producción de la campaña 2008/09 equivale a u$s 6.200 millones, es decir, 2,2 puntos del Producto Bruto Interno (PBI) nacional. En tanto, si a esas pérdidas se les sumara la caída de los precios internacionales desde julio del año pasado, la baja en la recaudación del sector agropecuario sería aún mayor, alcanzando los u$s 11.600 millones. Las exportaciones de los principales cultivos y subproductos, que representan un tercio de las divisas comerciales totales del país, se reducirán en 8.000 millones este año. La menor oferta de divisas agravará más la presión en un mercado de cambios signado por la constante salida de capitales privados y las necesidades de dólares del Gobierno nacional, asegura la consultora. La caída en las exportaciones implicará una merma de $ 5.400 millones en concepto de derechos de exportación. Así, con una baja del 22,9%, las retenciones serán el componente de la recaudación nacional que más caerá este año y explicarán gran parte de la desaceleración en los recursos del Estado.Si bien las pérdidas son millonarias para el sector, las perspectivas de la próxima campaña serían favorables debido a que los costos de los insumos se redujeron sensiblemente. El problema será cómo conseguir el financiamiento de unos u$s 7.000 millones para la siembra dado que es necesario absorber las pérdidas de la campaña anterior. Del mismo modo, miles de productores deberán afrontar las deudas significativas contraídas en la campaña pasada.

Dejá tu comentario