Capacidad industrial está igual que al inicio del Gobierno de Macri

Edición Impresa

La mayoría de los sectores trabaja por debajo del nivel que tenían hace un año. El sector automotor lo hace a menos del 50%.

El uso de la capacidad instalada de la industria volvió en junio a ubicarse casi en los mismos niveles que en enero de 2016, es decir, al inicio del Gobierno de Mauricio Macri. En el sexto mes de este año, el sector manufacturero operó con sus plantas al 61,8% de capacidad; eso es sólo 0,1 punto menos que cuando Cambiemos inició su gestión.

El indicador informado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) registró en junio de este año una baja del 7,8% respecto de igual período de 2017, mientras que con relación a mayo se contrajo 5,07%.

Los datos son consistentes con los diferentes indicadores que fue presentando el INDEC, que muestran la severidad con la cual la crisis cambiaria se trasladó a la economía real. En el sexto mes el sector industrial experimentó una fuerte caída de la producción del 8,1% interanual.

Entre los sectores que registran los mayores problemas figura la industria automotriz que se encuentra ya con más de la mitad de la capacidad operativa de sus plantas ociosa. Se ubicaron en el 47,7%, mientras que un año atrás se posicionaban en el 55%. Ese sector tiene una alta ponderación en el índice general y por ello tira para abajo al conjunto. La industria automotriz disminuyó 11,8% interanual.

Por su lado, la metalmecánica estuvo con sus fábricas trabajando al 53,6%, mientras que doce meses antes estaba al 58,6%, lo que se explica por el efecto de la sequía. Hubo una menor demanda del sector agrario, en lo relacionado con maquinaria, y en línea blanca y envases de metal.

Otro sector donde pegó fuerte la contracción fue en alimentos y bebidas, rubro que registró un nivel de utilización de la capacidad instalada de 59,1%, inferior 64,3% registrado en junio de 2017. Según el INDEC, la caída se explica "principalmente en las disminuciones de la producción de carnes blancas, de la molienda de cereales y oleaginosas y de la elaboración de bebidas".

Por otro lado, la industria textil estuvo operativa al 55,4% de su potencial, por debajo del 66,2% que mostraba 12 meses atrás. La merma se debe a menor elaboración de tejidos y de hilados de algodón, que se vincula con el menor nivel de pedidos por parte de los rubros fabricantes de prendas de vestir y otras confecciones.

Otro sector que acusó el impacto de la sequía fue sustancias y productos químicos. Durante el sexto mes produjo al 61,8% de su capacidad, por debajo del 67,5% del año pasado y la mayor parte debido a la menor demanda de agroquímicos. También hubo menos demanda de materias primas plásticas, detergentes y jabones.

En tanto, los productos de caucho y plástico presentaron un nivel de 54,8%, también por debajo del año pasado, cuando operó al 65,8%. Se explica en que la producción de neumáticos cayó 17,6% y la elaboración de manufacturas de plástico mostró una caída de 10%. Por otro lado, el sector de impresión y editoriales estuvo por debajo del promedio general con el 60,1%. Entre las industrias que lograron surfear la ola negativa se ubicó la siderurgia, que en junio produjo al 80%, por encima del 73,7% del año pasado, situación que se explica por el empuje de la demanda de la actividad de la construcción. También papel y cartón se posicionó al 71,7%, Minerales no metálicos al 70,6%, refinación de petróleo al 68,7% y producción de tabaco al 68%.

Dejá tu comentario