18 de julio 2014 - 00:00

Capital: sube pena por pintar subtes y monumentos

La Legislatura porteña sancionó ayer leyes que endurecen penas para contraventores. Hasta $ 20 mil por quitar la faja de clausura y también se aprobó una ley antipintadas para proteger subtes y monumentos.
La Legislatura porteña sancionó ayer leyes que endurecen penas para contraventores. Hasta $ 20 mil por quitar la faja de clausura y también se aprobó una ley antipintadas para proteger subtes y monumentos.
El macrismo logró ayer aprobar en el recinto porteño un paquete de leyes que endurecen penas para infractores en el espacio público. Las leyes aprobadas suben a montos polémicos algunas contravenciones como la de quitar la faja de clausura, aumenta las multas a las pintadas callejeras y castiga a quienes conduzcan sin registro.

Según los legisladores del PRO, "la Agencia Gubernamental de Control del Gobierno de la Ciudad detectó que el 30% de las clausuras fueron violadas el último año", y "durante 2011 se registraron más de 915 violaciones de clausuras, sobre 3.240 fajas colocadas en locales comerciales". Con esos fundamentos se aprobó la norma que dispone "sanciones desde $ 5.000 a $ 20.000 de multa o 5 a 20 días de cárcel para quienes violen clausuras impuestas por autoridad judicial o administrativa, o incumplan sanciones sustitutivas o accesorias impuestas por infracción al régimen de faltas por sentencia firme de autoridad judicial", iniciativa de Cristian Ritondo y Francisco Quintana, para modificar el artículo 73 del Código Contravencional, que actualmente considera sanciones de $ 600 a $ 6.000 o arresto de 3 a 10 días. El Frente para la Victoria no acompañó la iniciativa debido a que no se determina la superficie o las individualidades de los locales, según explicó Jorge Taiana.

Por otra parte se agravan las sanciones para los grafiteros y todo tipo de pintada callejera, que también consiste en una modificación al Código Contravencional en el rubro "Ensuciar Bienes" que impondrá, cuando se promulgue la norma, castigo a "quien mancha o ensucia por cualquier medio bienes de propiedad pública o privada, es sancionado/a con uno (1) a quince (15) días de trabajos de utilidad pública o doscientos ($ 200) a tres mil ($ 3.000) pesos de multa. La sanción se eleva al doble cuando la acción se realiza desde un vehículo motorizado o cuando se efectúa sobre estatuas, monumentos, templos religiosos, establecimientos educativos y hospitalarios, edificios o lugares públicos, estaciones y vagones de subterráneos o de trenes. En caso de que se trate de bienes de propiedad privada, la acción es dependiente de instancia privada, excepto en el caso de templos religiosos."

A la vez, los legisladores consideraron que "atentar, romper, destruir y colocar inscripciones sobre monumentos y/o edificios o lugares públicos es atentar contra el Patrimonio de todos los argentinos y no de una colectividad o institución en particular. Hoy no podemos darnos ese lujo, distintos informes han revelado la necesidad de adoptar nuevas políticas en torno al tema en cuestión. Con cada acto de vandalismo se está atentando a la historia misma de nuestra gente y sus instituciones, se está atentando contra la misma Nación".

El proyecto de Oscar Moscariello (PRO) que propuso incorporar un artículo, 80 bis, al Código Contravencional con el título "Daño a Monumentos".

Dejá tu comentario