Carne: siguen los precios por debajo de la inflación

Edición Impresa

En el Gobierno siguen de cerca la evolución de los valores ya que resulta clave dentro de la canasta básica alimentaria.

Esta tarde el INDEC dará a conocer el índice que refleja la inflación del mes de octubre, que según relevamientos privados se estima levemente por encima del 3% aunque menor al 3,5% que se registró en el mes de septiembre.

Si bien el Gobierno implementó con la llegada de Roberto Feletti a la Secretaría de Comercio Interior un esquema de congelamiento de precios, los mismos comenzaron a impactar en las góndolas recién en el último tramo del mes, por lo tanto la desaceleración no se vería reflejada fielmente en el indicador mensual correspondiente al décimo mes del año.

Uno de los productos que mayor incidencia tiene dentro de la canasta básica que el organismo mide es la carne y en particular la de origen vacuno. En este sentido, vale destacar el último trabajo del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (IPCVA), que refleja una baja del 0,4% en el precio de la carne roja en octubre respecto de septiembre. Si bien es la cuarta caída consecutiva en el precio de la carne, la comparación interanual aún se mantiene por encima del 70%.

El precio promedio de los principales cortes de carne vacuna se ubicó en $699,56 por kilo, tras registrar una caída de $2,61 por kilo respecto al mes anterior. La mayor baja se produjo en los supermercados, donde los precios descendieron 1,9%, mientras que en las 80 carnicerías del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) se registró un aumento de 0,3% en los valores.

Desde el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) coinciden con la retracción en los valores y destacan que en el precio de la carne al público acumula una baja de 3% entre julio y octubre, periodo durante el cual estuvo vigente -y aún continúa con cierta flexibilización- la restricción sobre las exportaciones de productos bovinos. El reporte remarcó además que “en octubre se registró de manera interanual que la carne en mostrador aumentó 71%, mientras que en la hacienda el aumento fue de 76,3%”.

Más allá de lo que ocurra con los precios en la góndola, en el sector primario preocupa una posible reducción en la oferta para los próximos meses y es por eso que los valores en los mercados comienzan a recalentarse, porque en pocas semanas ingresaremos a uno de los períodos de mayor consumo estacional.

De hecho, desde la Cámara de la Industria y Comercio de la Carne (CICCRA) precisaron que el Mercado de Liniers desde hace siete meses lleva comercializado un 25% menos de hacienda en la comparación internanual, con la consecuente suba del precio promedio por kilo vivo, que en octubre llegó al 1,9% con relación a septiembre y se ubicó en $ 162,1.

Mientras tanto, gracias al acuerdo que rige entre el Gobierno y los frigoríficos exportadores, el precio promedio de los cortes de carne vacuna se mantiene e incluso registra -según el tipo de corte- bajas de precio.

Hacia adelante, lo que más preocupa es dilucidar qué pasará con los precios si la plaza se tensa por una caída en la oferta y un aumento en la demanda. El sector de engorde desde hace meses que pierde miles de pesos por cada animal que mantiene en sus corrales, por lo tanto es de suponer que la oferta no aumentará en las próximas semanas.

En cuanto a las restricciones para exportar, que demostró ser efectiva para frenar los incrementos de precio en el mercado interno durante los cuatro meses que lleva de vigencia, la duda se plantea en cuanto a cómo será la salida del sistema actual, porque la carne por su dinámica de negocio no reacciona de manera escalonada y sostenida sino que cada cierto tiempo suele acomodarse de manera abrupta y ese tipo de maniobras son las que generan un golpe al bolsillo.

Una última variable se centra en el otro extremo de la cadena, es decir el consumidor: si tiene más dinero en el bolsillo es probable que se vuelque al consumo de alimentos, pero no necesariamente lo va a hacer en la carne vacuna, porque si bien hubo incrementos de precios en todo tipo de carnes, el cerdo y el pollo mantienen valores muy atractivos que le quitaron presión a la oferta de carne vacuna.

Dejá tu comentario