17 de abril 2017 - 00:14

Católicos gastaron menos que judíos para celebrar las Pascuas

• EN AMBAS COMUNIDADES, TODOS LOS PLATOS CARACTERÍSTICOS SUFRIERON SUBAS
Un menú básico para una familia cristiana de cuatro personas implicó el desembolso de $760, mientras que para Pesaj fue de $940.

Católicos gastaron menos que judíos para celebrar las Pascuas
La liberación de la esclavitud del pueblo hebreo se celebra actualmente con reuniones y comida. La muerte y posterior resurrección de Jesucristo se conmemora de la misma manera.

Pocos días separaron este año a las comidas de Pesaj y Pascuas. Como es tradición cada comunidad armó magníficas mesas en torno de estas fechas.

Knishes de papa por un lado, empanadas por el otro, pescados, roscas y strudel, por nombrar algunas opciones, coronaron los encuentros. Pero, en tiempos de inflación... ¿qué celebración implicó un desembolso mayor para el bolsillo? En ambos casos las comidas típicas sufrieron importantes incrementos.

Si bien los menúes varían de acuerdo con cada familia, hay una serie de platos que suelen por lo general verse en estas reuniones. Para una familia tipo de la comunidad judía, un menú que incluyó entrada de knishes de papa ($25 cada uno), boios de verdura ($25 cada uno), gefilte fish ($420 x kilo), strudel de manzana de postre ($160) y leicaj para la hora del café ($160) implicó la semana pasada el desembolso de, al menos, $940.

De la mano del aumento en el costo de vida de los últimos años los precios de los alimentos fueron de los más castigados. Por eso, desde Pesaj pasadas, comerciantes del rubro gastronómico calculan que estos platos aumentaron un 30%.

Para otra alternativa de menú de Pesaj los precios arrojaron seis varenikes por $100, pastrón caliente ($490 el kilo) y brownies de matzá ($15 cada uno)

En cuanto a la mesa cristiana, como era de esperar, el pescado llegó a las Pascuas más caro. Las empanadas de atún o verdura, que por excelencia suelen degustarse en esta celebración, en especial el viernes de vigilia, se vendían en las panaderías a $25 cada una. Aprovechando que la gran mayoría de los consumidores no come carne en estas fechas (a excepción del domingo, que ya está permitido), la merluza aumentó un 15%. Las pescaderías porteñas ofrecían el filet a $110 el kilo, cuando hasta hace pocos días estaba $95. Desde hace tiempo la dispersión de precios es sumamente tangible entre barrios y locales. Así es que, incluso en algunas pescaderías la merluza llegó a los $140 el kilo. Lo mismo sucedió con otras variedades. Según detalló CAME el kilo de salmón rosado aumentó el 14,6% (de $240 a $275), el de corvina un 18,8% (de $80 a $95) y el de filet de trucha el 16,3% (de $215 a $250).

En momentos de inflación y precios rebeldes, las remarcaciones son una constante, sobre todo en estas fechas donde ciertos alimentos están prohibidos.

Los huevos de Pascua, uno de los productos más consumidos durante Semana Santa, también sufrieron este año importantes subas. En promedio, los de 140 gramos se comercializaban en algunas confiterías a $120 y las roscas de un kilo alcanzaban los $200. Sin embargo, en una comida tradicional de Pascuas, los precios resultaron un poco más bajos de lo que fue para Pesaj, dado que, al menos tomando estos productos típicos, (dos empanadas por persona, 2 kilos de merluza, rosca y 2 huevos de pascua) las cuentas arrojaron un gasto para una familia tipo de $760. De reemplazar el plato principal por ejemplo, por tarta de atún, el resultado siguió siendo inferior.

Dejá tu comentario